COVID-19 disminuyó 27% la migración internacional el año pasado

Foto: OIM/Muse Mohammed.

Según las cifras que aporta un nuevo informe de la División de Población del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas, el crecimiento del número de migrantes internacionales durante las últimas décadas pasó de los 173 millones de personas que vivían fuera de su país de origen en el año 2000, a los 221 millones a inicios de la década pasada y creció hasta los 281 millones en 2020.

Los migrantes internacionales representan alrededor del 3,6% de la población mundial actualmente.

Uno de los principales hallazgos del estudio es que dos terceras partes de todos los migrantes internacionales viven en sólo 20 países. Estados Unidos fue el destino principal de estas personas con 51 millones de migrantes – una cifra que equivale al 18% del total mundial-, seguido por Alemania con unos 16 millones. Los tres siguientes destinos fueron Arabia Saudita (13 millones), Rusia (12 millones) y el Reino Unido (9 millones).

La India con 18 millones de personas viviendo fuera de su país de nacimiento encabeza la lista de las diásporas. Otros países con una gran comunidad transnacional son México y la Federación de Rusia -con 11 millones cada uno-, China -10 millones- y Siria -8 millones-.

Todas estas personas contribuyen al desarrollo de sus naciones de origen con sus remesas. Sin embargo, las estimaciones del Banco Mundial indican que la COVID-19 puede reducir el volumen de esos envíos a los países de ingresos bajos y medianos, pasando de los 548.000 millones de dólares en 2019 a 470.000 millones de dólares en 2021, unas cifras que dibujarían una caída del 14%.

Por regiones, Europa con 87 millones albergó el año pasado al mayor número de migrantes internacionales. A continuación, encontramos a Estados Unidos con cerca de 59 millones y les siguen de cerca el norte de África y Asia occidental con casi 50 millones. OIM/Muse MohammedLos refugiados sirios en Jordania reasentándose en Canadá.

Otras tendencias destacadas del 2020

Casi dos terceras partes de los migrantes internacionales viven en países de ingresos altos, mientras solo el 31% se desplazó a naciones de ingresos medios y el restante 4% optó por mudarse a países de ingresos bajos.

Alrededor del 50% de los migrantes internacionales residen en su región de origen. Así, el 70% de los migrantes que nacidos en Europa residen en otro país del viejo continente, seguidos por los migrantes originarios del África subsahariana con un 63%. En el otro extremo de la balanza encontramos a Asia central y meridional cuya diáspora optó por residir fuera de su región.

Los refugiados representaron el 12% de todos los migrantes internacionales en comparación al 9,5% del año 2000. Entre ese año y el 2020, el número de conflictos, crisis, persecuciones, violencia o violaciones de derechos humanos se duplicó pasando de 17 a 34 millones.

Cerca del 50% de los migrantes internacionales fueron mujeres y niñas. Mientras que, en Europa, América del Norte y Oceanía el número de mujeres migrantes superó ligeramente a los migrantes varones, en el África subsahariana y en Asia occidental se dio la tendencia contraria.

Los migrantes internacionales suelen constituir una proporción mayor de personas en edad de trabajar que la población nacional.  El 73% de todos los migrantes internacionales tenían entre 20 y 64 años, en comparación con el 57% de la población total. De no haberse logrado esta migración internacional, en los países de altos ingresos la proporción de personas de 65 años o más por cada 100 habitantes de 20 a 64 años, habría sido casi tres puntos porcentuales más alta en 2020.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: