La inflación en México y Estados Unidos durante la pandemia del Covid-19 en 2021

Alejandro Díaz-Bautista

Investigador del Colegio de la Frontera Norte.

La inflación en Estados Unidos se redujo ligeramente en agosto, pero continúa en niveles elevados. La inflación en Estados Unidos toma un respiro en agosto de 2021, bajando de su máximo de 13 años. “El aumento de los precios en Estados Unidos y en México sigue siendo elevado en comparación con los niveles que se tenían antes del inicio de la pandemia del Covid-19”, señaló el doctor Alejandro Díaz-Bautista, economista internacional y profesor investigador de El Colegio de la Frontera Norte (Colef). Los precios subieron un 5.3% en agosto en forma interanual en Estados Unidos, menos que el aumento del 5.4% registrado en junio y julio de 2021, según datos de la Oficina de Estadísticas Laborales. Al no considerar los artículos más volátiles, como alimentos y energía, los precios subieron un 4%, también un aumento menor que en julio de 2021. Durante agosto de 2021, los precios subieron un 0.3% ajustados a las variaciones estacionales. En los últimos 12 meses, los precios de los automóviles usados en Estados Unidos han subido un sorprendente 31.9%. La demanda de coches usados se ha disparado durante toda la pandemia, ya que la gente buscaba alternativas al transporte público. Además, la producción de autos nuevos se ha visto obstaculizada por la escasez mundial de chips, afectando también a los precios de autos. La inflación de Estados Unidos sigue estando muy por encima del objetivo de la Reserva Federal, en torno al 2%. La Reserva Federal ha señalado que tiene la intención de reducir parte de su estímulo económico de emergencia impuesto cuando comenzó la pandemia. Esto podría mantener la inflación bajo control. Pero también corre el riesgo de ralentizar la economía cuando la variante delta parece obstaculizar el crecimiento del empleo en los Estados Unidos. La inflación se acelera por encima de lo esperado en 2021 debido a los cuellos de botella. Además, estas rigideces se están alargando más de lo inicialmente estimado, con lo que el efecto transitorio en IPC durará más de lo deseado. Las expectativas de inflación, tanto de las encuestas a consumidores como de las descontadas por el mercado, se encuentran por encima del objetivo de la Fed, aunque en niveles aceptables. La retirada de estímulos de la Fed comenzará antes de finales de año. El banco central requiere un progreso substancial hacia sus objetivos de inflación y empleo. En cuanto al dólar anticipamos una moderada tendencia apreciatoria. La Fed se adelanta a otros bancos centrales en el comienzo de la normalización de su política monetaria. La reducción de las compras de activos significa un menor volumen de dólares en circulación, lo que incrementa el valor de la moneda. La inflación en Estados Unidos ha aumentado este año por varias razones. El producto interno bruto (PIB) de Estados Unidos aumentó a una rápida tasa anual ajustada estacionalmente del 6.6% en el segundo trimestre, impulsado por un incremento de demanda de los consumidores. El gasto se disparó a un ritmo del 11.9% en el segundo trimestre a medida que más personas recibieron vacunas, reabrieron negocios y billones de dólares en ayuda federal se entregaron a las familias. Los precios de los servicios más afectados por la pandemia covid-19 aún se están recuperando a niveles anteriores a la pandemia, incluidos los viajes en avión, el alojamiento, el entretenimiento y la recreación. El brote de la variante Delta del virus probablemente debilitó el repunte de la economía de los Estados Unidos, quitando algo de tensión a las presiones generales de precios en agosto. Al mismo tiempo, las interrupciones impulsadas por Delta debido a cierres y absentismo también podrían empeorar los cuellos de botella y la escasez de suministro. Muchas empresas están traspasando a los consumidores los costos de mano de obra y materiales más elevados. El fuerte repunte de los precios de los restaurantes en los últimos meses sugiere que este traspaso se está reflejando en los datos de inflación. Mientras que la inflación en México llego al 6%, el doble de lo estimado por el Banco de México. El Gas LP sube 20.63% y algunos productos agrícolas como el chile serrano un 54%. México vuelve a ver un incremento en su Índice Nacional de Precios del Consumidor (IPC), presionado por el incremento en el precio de los alimentos y los energéticos, de acuerdo al informe que ha presentado el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi). La tasa mensual durante septiembre fue de 0.62%, con lo que acumula un alza de hasta 6% en 12 meses y se coloca como el peor dato en la subida del IPC desde abril. La cifra anual es superior al 5.59% registrado en agosto de 2021, y se mantiene por encima del objetivo de inflación del Banco de México (Banxico) de 3% anual, lo que representa siete meses consecutivos fuera del rango objetivo del banco central. Después de un año y medio de pandemia, el fenómeno inflacionario actual se ha vuelto más complejo en México. Entre los productos que más se han encarecido están el chile serrano (54.39%), los ejotes (50.29%), el jitomate (32.25%), el gas doméstico, conocido como LP (20.63%), la carne de cerdo (17.45%), la gasolina de alto octanaje (16.84%) y el gas natural (15.25%). Recordemos que el 30 de septiembre pasado, Banxico decidió elevar su tasa de interés en 0.25 puntos porcentuales, hasta 4.75%, ante las mayores presiones inflacionarias. Se trata del tercer aumento consecutivo en la tasa de referencia, después de que el 12 de agosto decidiera subirla a 4.5%. El aumento de las tasas de interés rompió con los recortes realizados entre agosto de 2019 y durante 2020 para contrarrestar los efectos de la pandemia en la economía mexicana. Los efectos de la pandemia del Covid-19 afectaron la economía de México que se desplomó un 8.5% en 2020. En el mes de septiembre de 2021, la inflación en México se ubicó en 6.0 por ciento anual, que representa la segunda mayor alza en lo que va del 2021. En México van seis meses de inflación por encima del objetivo estimado por el Banco de México (Banxico), que es de 3 por ciento +/- un punto porcentual. El aumento quincenal del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) se habría visto impulsado por alzas en los alimentos procesados, algunos productos agrícolas y energéticos como el gas doméstico LP, además de un alza estacional de colegiaturas. Para el cierre de año, se prevé que la inflación general en México cierre 2021 en un nivel de 6.26%; un índice mayor al que se esperaba en agosto que fue de 6.06%. En México, el alza y recuperación de los precios de combustibles, como gasolinas y gas LP, ha sido el principal factor que ha impulsado el alza de precios en productos y servicios. Las expectativas de crecimiento del PIB real para 2021 y 2022 se revisan al alza con respecto al mes anterior, aunque la mediana de los pronósticos para 2021 permaneció en niveles cercanos. Finalmente, la escasez de semiconductores ha frenado la producción de automóviles, provocando que los precios de los vehículos nuevos y usados se disparen, lo que a su vez impulsó el IPC general a finales de la primavera y el verano en varios países. Sin embargo, la oferta de autos nuevos sigue siendo limitada, debido a la escasez de chips y al resurgimiento de las infecciones por Covid-19 en Asia.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: