«Contrabandistas involuntarios» no son un problema común dice CBP

El Departamento de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos dice que el que los contrabandistas metan personas a la cajuela de autos ajenos, sin que los dueños se den cuenta “no es un problema común en la frontera”

Lo anterior en respuesta a una solicitud de información hecha por Tijuanapress.com como parte del reportaje especial que documenta 4 casos en los que diferentes automovilistas encontraron a personas escondidas en el maletero de sus autos 

“No podemos comentar sobre casos específicos” dijo la vocería de la dependencia estadounidense conocida como CBP por sus siglas en inglés, en una respuesta mediante correo electrónico.

El lunes pasado se publicó el reportaje titulado “Polleros Ciegos” o Contrabandistas involuntarios, que mostró el video de un hombre que guía y ayuda a una pareja durante una madrugada de agosto, para que se metan a la cajuela de un auto estacionado en la calle.

La dueña fue detenida en un puerto Fronterizo de San Diego pero sostiene que ella no sabía que había gente escondida en su auto.

Además del video que sirvió para que la automovilista recuperara su libertad, el reportaje incluye entrevistas con personas que pasaron por situaciones similares.

De los cuatro casos referidos como parte de la investigación periodística dos fueron detectados en Tijuana, antes de que los automovilistas se dirigieran a cruzar la frontera y los otros dos involucran personas que llegaron a puertos de entrada y fueron detenidos temporalmente.

Las autoridades estadounidenses dicen en su respuesta que generalmente cuando encuentran personas escondidas en un vehículo  “el conductor es cómplice y enfrenta cargos federales de contrabando”. 

La contestación oficial del departamento de prensa de CBP recuerda que los viajeros son responsables de todo lo que traen al cruzar la frontera aunque reconoce que las organizaciones criminales no dudarían en hacer algo tan riesgoso como meter a alguien a una cajuela durante horas, sin agua y sin comida.

En Tijuana, se ha documentado plenamente que las organizaciones criminales utilizan carros ajenos para traficar droga, la cual  “pegan”  frecuentemente con imanes sin que los dueños se den cuenta.

Hace aproximadamente una década que se empezaron a registrar estos casos conocidos como ‘Mulas Ciegas” en esta frontera y muchos han tenido que ser desechados en la corte al no poder comprobar el dolo de los automovilistas o ante los indicios de que fueron blanco de los traficantes.

A continuación se reproduce la traducción de la respuesta íntegra de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos:

“No podemos comentar sobre casos específicos, sin embargo, este no es un problema común en la frontera. 

Generalmente, cuando encontramos personas escondidas en un vehículo, el conductor es cómplice y enfrenta cargos federales de contrabando.

Esta es una oportunidad para recordarles a los viajeros que son responsables de todo lo que traen a través de la frontera. 

Así como solo usted debe empacar su maleta antes de dirigirse al aeropuerto, no caiga en la tentación de conducir un vehículo de otra persona. 

No traiga desconocidos o paquetes extraños en su automóvil (o traiga artículos para un «amigo de un amigo» como un favor). 

Y si se  estaciona en un área donde otros puedan tener acceso a su automóvil, considere dar a su vehículo una “revisada extra” antes de marcharse. 

Si en algún momento cree que su vehículo ha sido alterado, lo alentamos a que informe a las autoridades policiales, lo que incluiría al oficial de CBP que realiza su inspección al cruzar la frontera. 

Y para cualquiera que esté considerando cruzar la frontera ilegalmente, sepa que a las organizaciones de contrabandistas no les interesa su seguridad ni su salud y pueden hacer algo tan peligroso como meterlo en la cajuela de un auto, durante horas, sin comida  y sin agua”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: