México solucionó derrame de drenaje a Imperial Beach. Temporalmente

Por MacKenzie Elmer y Vicente Calderón.

Foto: Adriana Heldiz.

Como un gigantesco triturador de desperdicios, tres enormes bombas funcionan en el lado mexicano de la frontera, deshaciendo los sólidos que arrastra el Río Tijuana que, de otro modo, atascarían esta pieza crítica del sistema de aguas residuales de la ciudad que causó derrames en el lado estadounidense.

«Es un sueño hecho realidad», dijo Rigoberto Laborín Valdez, subsecretario de Saneamiento y Protección del Agua de Baja California, mirando la nueva instalación que él mismo ideó cuando dirigía la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana.

Laborín Valdez, un veterano empresario del tratamiento del agua en México dijo que el gobernador de Baja California, Jaime Bonilla, le encomendó detener los derrames de drenaje que terminan en Imperial Beach, del lado estadounidense.

Rigoberto Laborín Valdez, subsecretario de Saneamiento y Protección del Agua. Foto: MacKenzie Elmer.

Y México lo hizo por su cuenta, dijo, sin necesidad de ayuda de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, que tiene 300 millones de dólares del nuevo acuerdo del TLCAN (llamado Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá o T-MEC) para solucionar ese problema existente desde que se delimitó la frontera, especialmente durante en época de lluvias.

Hace décadas que el drenaje de México y otros contaminantes, afectan el sur de San Diego.

En 2020 cerraron las playas durante casi nueve meses, según datos de las autoridades norteamericanas.

Entonces, la gran afirmación de Laborín Valdez de que México solucionó el problema sería una gran noticia, y es algo que muchos líderes mexicanos presumen.

Hay razón para creer que es verdad. México agregó nueva infraestructura y planea solucionar problemas restantes.

Pero los funcionarios estadounidenses dicen que los derrames siguen y todavía tienen que cerrar las playas por la contaminación.

Las aguas residuales y la basura de la ciudad de Tijuana provienen de diferentes lugares, pero mucho termina en el Río Tijuana, que atraviesa la ciudad y desemboca en Estados Unidos.

Hace tiempo que México desvía el agua del río a una estación de bombeo PB-CILA, pero sus tuberías eran muy pequeñas para manejar demasiada agua y constantemente terminaban obstruidas por la basura.

Ese desagüe se atascó con basura nueve veces entre el 1 de agosto y el 3 de noviembre de 2020, según datos de la Comisión Internacional de Aguas Fronterizas, un organismo binacional que supervisa tratados de aguas fronterizas.

Cuando eso sucede (o si llueve demasiado), PB-CILA se apaga, ocasionando que el agua corra libremente, lo que a menudo sobrepasa la capacidad de la planta de tratamiento.

“No se puede detener un río”, dijo Laborín Valdez.

El otoño pasado Rigoberto Laborín presentó un plan para evitar que el drenaje de Tijuana termine en San Diego.

Compró bombas estadounidenses equipadas con trituradoras y para el 11 de noviembre, el nuevo equipamiento funcionaba a todo vapor. Los derrames parecían haber terminado. Al menos momentáneamente.

Aunque la estación de bombeo ya no se atascaba, se quedó sin energía eléctrica dos veces en diciembre, provocando el derrame de más de tres millones de galones de drenaje sin tratar. Más recientemente PB-CILA se apagó desde el 3 hasta el 19 de marzo tras las copiosas lluvias.

La Agencia de protección al ambiente de Estados Unidos podría usar esos 300 millones de dólares del USMCA para financiar proyectos en ambos lados de la frontera, pero hay presión para construir una solución en el lado norteamericano (ya sea otra planta de tratamiento de aguas residuales o algo más).

“Es dinero de los contribuyentes estadounidenses que debería gastarse en el lado estadounidense de la frontera en infraestructura que podamos administrar y controlar”, dijo Serge Dedina, alcalde de Imperial Beach, ciudad fronteriza que tuvo que cerrar sus playas durante meses por la contaminación originada en México.

Actualmente funcionarios mexicanos y estadounidenses analizan juntos la posibilidad de usar parte de esos 300 millones de dólares para mejoras en México que impactarían ambos lados de la frontera.

“Hemos estado platicando con frecuencia de a dónde sería el mejor proyecto para invertir” dijo recientemente Salomón Faz, titular de la Secretaría para el manejo, saneamiento y protección del agua de Baja California.

México insiste en que detuvo los derrames internacionales, especialmente si no llueve.

«Ya hemos resuelto (el problema) en el lado estadounidense», dijo el gobernador el 3 de febrero.

Bonilla afirma que el presidente López Obrador, le pidió en 2018 que lo solucionara.

“Durante muchos años, la contaminación de las playas presentó un problema grave, sin la atención que merecía de las administraciones anteriores, la situación se agravó cuando llegó a la costa de Imperial Beach y se convirtió en un problema binacional”, dijo en su transmisión de Facebook.

Jesús Luevano, quien dirige la versión mexicana de la Comisión Internacional de Aguas Fronterizas, hizo eco de esas afirmaciones en una entrevista telefónica.

«Hemos mejorado PBCILA, que intercepta el agua que iría a los EE.UU., Y hemos evitado la escorrentía a través del río Tijuana hacia los EE.UU.», dijo Luevano.

Pero la celebración de los funcionarios bajacalifornianos se topó con un desafío desde una cuenta de Twitter del otro lado de la frontera.

“Si recibo otro mensaje de Whatsapp o un tuit de funcionarios en México que afirman que la crisis de las aguas residuales está ‘arreglada’, perderé mi% # & @!!”, tuiteó Dedina el 5 de enero. Tras los comentarios de Dedina, Bonilla lo acusó de politizar el tema.

“No vamos a permitir que un alcalde golpee a México por sus aspiraciones políticas, porque quiere ser senador”, dijo Bonilla durante una transmisión de Facebook Live en septiembre.

En su carrera política anterior, Bonilla fue funcionario estadounidense del Distrito de Agua de Otay más de una década y la dirigió cuando el distrito estaba involucrado en un escándalo.

“Este tema se politiza cuando es un problema técnico que se resuelve solo con mucho esfuerzo”, dijo Laborín Valdez.

En febrero las playas de Imperial Beach volvieron a cerrar, confirmó Chris Helmer, director de medio ambiente y recursos naturales de la ciudad.

* Esta historia fue apoyada por el Pulitzer Center y The Water Desk de la Universidad de Colorado, Boulder. Esta es una colaboración periodística binacional entre Tijuanapress.com y Voice of San Diego.org

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: