FLUJO DE MIGRANTES SE MANTIENE CONSTANTE Y ALTO EN MÉXICO

haitianos-tijuana-mexicali-oim-2-3

Un grupo de haitianos migrantes, en Tijuana, México. Fotos: ONU México

 

 

Por  CINU México y Jorge Miyares / Radio ONU.

Sábado 12 de noviembre de 2016

Desde el mes de mayo del presente año, se ha reportado en México un flujo importante de migrantes procedentes de Haití y África, los cuales buscan llegar a los Estados Unidos para encontrar una vida mejor.

Estos se añaden a los cientos de miles de centroamericanos que siguen esa ruta cada año.

En entrevista con ONU México, Christopher Gascon, representante de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en este país, afirmó que alrededor de 4.500 personas provenientes de Haití y países africanos se encuentran en Tijuana y Mexicali, en la frontera de México con Estados Unidos.

“Lo que nos preocupa es que siendo tantas personas, rebasa la capacidad de la sociedad civil en los albergues para alojarlas, darles la atención que merecen y que necesitan. Hemos empezado a preocuparnos y ver cómo podemos mejorar la situación, apoyar a las instituciones que se dedican a la atención a migrantes y crear una posibilidad de agencia que los apoye”, dijo.

haitianos-tijuana-mexicali-oim

Un trabajador de la OIM charla con migrantes haitianos en México. Foto: ONU México

 

El representante de la OIM comentó que muchas de estas personas, en algún momento, estuvieron en Brasil, ya que después del terremoto de 2010 en Haití, la potencia económica latinoamericana dio muchas opciones a los haitianos.

El boom de construcción por el Mundial de Fútbol de Brasil en 2014 y los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en agosto pasado atrajo una gran cantidad de personas, pero esta bonanza ha terminado y el país sudamericano experimenta en la actualidad un periodo económico más difícil.

Gascon contó que el viaje desde Brasil a México dura aproximadamente tres meses y los migrantes pasan por 10 países para llegar a México. De ahí, tratan de cruzar la frontera para llegar a Estados Unidos y solicitar asilo.

En su gran mayoría, los migrantes haitianos y africanos tienen un oficio de salida. Pasando por la frontera sur tienen que presentarse a las autoridades del Instituto Nacional de Migración (INAMI), quienes decidirán qué hacer con ellos, pero para muchos no hay una posibilidad de retorno.

“Les dan 20 días para regularizar su situación [migratoria]. En ese periodo se obtiene un oficio de salida y luego pueden pedir a México una visa o quedarse aquí o dejar el país”, explicó Gascon.

“Por lo que hemos visto, estas personas se trasladan de la frontera sur hacia la frontera norte y ahí su idea es pasar hacia Estados Unidos. Esto toma un buen tiempo porque es un gran número de personas. Las autoridades estadounidenses están entrevistando a 110 personas al día: 60 en Tijuana, 40 en Mexicali”, agregó.

Al acercarse el invierno y las temperaturas frías en el norte de México, la OIM está preocupada por la salud de estos migrantes, porque muchos de ellos no están acostumbrados a esas temperaturas.

“En términos de salud general, no ha habido problema. La gente es bastante saludable, pero se está enfrentando a otro clima y hay que cuidar esta parte”, expuso.

A diferencia de los migrantes haitianos y africanos, cuyo retorno no es una opción viable para las autoridades migratorias, los migrantes centroamericanos están sujetos a deportación.

“Los centroamericanos se encuentran en una condición de retorno mucho más frecuente, pero lo siguen intentando y son cientos de miles de personas al año que tratan de transitar por México. Nos preocupa el tema de seguridad humana y tratamos de desarrollar programas”, comentó el representante de la OIM.

La OIM, agencia que se integró oficialmente al Sistema de la ONU en septiembre, tiene presencia en la frontera sur mexicana con una oficina en Tapachula y otra en Tenosique que comparte con la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) para apoyar a las personas en su tránsito migratorio.

Con relación al flujo de niños no acompañados, Gascon señaló que si bien la situación ha mejorado en sus países de origen, la OIM ha notado que el número de niños que se embarcan en esta travesía no ha bajado.

las-bestia-mexico-oim

“El tren de la muerte”, también conocido como “la Bestia”. Se trata de una red de tren de mercancías que utilizan los inmigrantes hacia Estados Unidos para atravesar México. Foto: ONU México

 

“Estamos al tanto. Tenemos una excelente colaboración con las distintas instancias de Gobierno, como la SIPINNA (Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes), Secretaría de Gobernación, INAMI, INDESOL y el DIF, que se preocupan también de esta situación”, dijo.

El representante de la OIM en México explicó que el cambio climático genera también una migración importante de personas y que de cara a un futuro los países deberán buscar medidas para manejar esta situación.

Señaló que las sequías y las inundaciones siempre van a afectar a poblaciones de una forma repentina.

“Cuando hablamos de evento repentino normalmente son salidas de corto plazo y regreso rápido al país de origen. Cuando son situaciones que suceden en varios años, como las sequías y la subida del nivel del mar en las islas, y no hay un retorno posible, es otro aspecto que hay que manejar”, concluyó.

 

Publicada originalmente por Radio ONU el 11 de noviembre de 2016. Tijuanapress.com entrevistó a representante de la Organizacion Internacional para las Migraciones durante su visita a esta frontera.

Anuncios