DECENAS DE NIÑOS DORMIRÁN OTRA VEZ EN LA CALLE

ninos-migrantes

Son los pequeños de las familias que piden asilo en Estados Unidos.

 

 

Por Vicente Calderón

Tijuana, 1 de octubre de 2016.

 

Esta noche, decenas de niños volverán a dormir a la intemperie en la entrada de la frontera a Estados Unidos.

Se trata de los menores que fueron traídos por sus familias y que llegaron a Tijuana de entidades como Michoacán, Guerrero o Colima entre otros, con la intención de solicitar asilo en la Unión Americana.

Los albergues para migrantes y deportados están saturados y desde hace meses no hay lugar para recibir a tanta gente.

Cientos de familias mexicanas arribaron  al mismo tiempo que una cantidad sin precedentes de migrantes extranjeros principalmente de Haití.

Varias familias aseguran que han dormido todas la semana en la entrada al acceso peatonal conocido como PedWest en espera que las autoridades norteamericanas los reciban. Muchas tienen varios niños.

Su intención  es poder  exponer los motivos que los obligaron a abandonar su lugares de origen a los oficiales norteamericanos.

La mayoría argumentan haber salido por la violencia vinculada al narcotráfico que en muchos casos ha asesinado a sus parientes o los han amenazado.

El grupo Beta, dependiente del Instituto Nacional de Migración de México les informó que los mexicanos son recibidos por las autoridades estadounidenses en la mañana mientras que los Haitianos y otros extranjeros son movilizados por las tardes.

Algunas versiones indican que son grupos de 50 personas las que son trasladadas por diversas autoridades mexicanas a la entrada del país vecino.

Organizaciones comunitarias han habilitado campamentos para el éxodo de haitianos y distintos grupos altruistas ayudan a los migrantes pues el apoyo de las autoridades es insuficiente.

Pero la llegada de personas mexicanas y extranjeras que llegan a Tijuana para pedir asilo en Estados Unidos no ha cesado, al menos desde el mes de mayo.

Activistas Pro migrantes han solicitado a los gobiernos locales que habiliten un albergue de  emergencia.

Pero el Ayuntamiento de Tijuana  dice no contar con recursos para hacerlo y siguen canalizándolos a las organizaciones comunitarias, en su mayoría religiosas que son las que les ofrecen alojamiento durante la noche y comida.

Por eso estos niños mexicanos seguiran durmiento en el suelo y en la calle.

Entre el grupo de solicitantes esta pequeña de 11 años.

Cuando este reportero le preguntó si sabía porqué estaba durmiendo aquí en la calle contestó.

“Porque allá nadie nos quiere”

En esta frontera, no habrá esta noche quien les ofrezca un lugar donde dormir bajo techo.

 

 

 

 

Anuncios