PIDEN NO DESCARTAR MÓVIL PERIODÍSTICO

reporteros se manifiestan en tijuana

Asociación mundial de periodicos y editores de noticias condenan asesinato.

Por Comunicado de prensa.

París, Francia, miércoles 5 de agosto de 2015.

 

«Exhortamos a las autoridades del Distrito Federal a llevar a cabo una investigación exhaustiva sobre este brutal asesinato”, dijo el secretario general de WAN-IFRA, Larry Kilman.

Rubén Espinosa Becerril huyó del estado de Veracruz en el mes de junio, temiendo ataques en su contra por su trabajo periodístico. El comunicador trabajaba para el semanario Proceso y las agencias Cuartoscuro y AVC Noticias. Como muchos periodistas veracruzanos, había elegido el exilio frente al grave deterioro de la libertad de expresión en el estado de Veracruz en los últimos años.

El 31 de julio, su cuerpo fue descubierto junto a los de 4 mujeres en un departamento de la colonia Narvarte en la capital mexicana.

“Solicitamos a la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) privilegiar todas las líneas de investigación, y no descartar apresuradamente la hipótesis del ejercicio periodístico como posible móvil detrás del asesinato de Espinosa”, dijo Kilman. “Es fundamental tener en cuenta las distintas amenazas y ataques de las cuales Espinosa fue victima en el pasado por su actividad periodística en el estado de Veracruz, y que lo empujaron a dejar dicha entidad”, añadió.

Con tres periodistas asesinados en 2015 y 16 desde el año 2000, Veracruz es uno de las regiones más peligrosas para el ejercicio del periodismo a nivel mundial. En 2012, una serie de asesinatos durante los meses de abril y mayo produjeron un éxodo masivo de comunicadores a otros estados del país y al extranjero.

A pesar de contar con una Fiscalía especial para la atención de delitos cometidos contra la libertad de expresión (FEADLE) y de un Mecanismo de protección para personas defensoras de derechos humanos y periodistas, México sigue siendo uno de los países más peligrosos para la profesión en América Latina y el mundo. Tanto autoridades como grupos criminales benefician de un prevalente clima de impunidad, que fomenta la violencia contra la prensa, generalizando la auto-censura y privando a la sociedad de una prensa robusta e independiente.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: