PERSECUCIÓN POLICÍACA POR ROBO DE UNIDAD REPARTIDORA

Critican actuación de la policía.

 

Por Eliud Ávalos Matías

Tijuana, lunes 2 de junio de 2014.

El  ladrón de una unidad de la empresa lechera LALA, protagonizó una persecución que culminó en la colonia Chamizal, en la cerrada Durango. Inició cuando el hombre se subió a la unidad, supuestamente  para pedir un aventón. en la calle Centenario de la colonia Cañón Centenario en la delegación Sánchez Taboada.

El repartidor de la unidad relató que mientras entregaba su mercancía, se subió el sujeto bajo el argumento de que lo venían siguiendo, pero como portaba un cuchillo, el chofer prefirió bajarse y el presunto asaltante se llevó el camión Chevrolet modelo 2005.

El chofer pidió apoyo al 066 mientras el ladrón conducía la unidad por avenida Reforma que desemboca en bulevar Díaz Ordaz. Se dio la persecución hasta llegar a cerrada Durango y ahí por el exceso de velocidad y por el estado en el que  iba, se metió al estacionamiento de un Centro de la comunidad Coreana, estrellaándose contra la camioneta de uno de los coreanos que ahí estaba.

El presunto asaltante es Víctor Felipe Higareda Araujo, de 37 años. Fue identificado por el chofer y puesto a disposición del Ministerio Público.

Participaron en la persecución cinco unidades de la policía municipal, con cerca de 10 elementos según datos oficiales.

De acuerdo con el área de comunicación de la Secretaría de Seguridad Pública de Tijuana (SSPM), el perseguido estuvo a punto de atropellar a una mujer de 55 años que tiene un puesto en un mercado sobre ruedas cercano al lugar, pero no pasó a mayores, aunque tienen que valorar a mujer y para ello acudió la Cruz Roja de Tijuana

Testigos del arresto, señalan que una vez que fue sometido, hubo uso excesivo de la fuerza y agarraron a patadas al asaltante, “le fue muy mal” dijeron.

“No podemos defender lo indefendible, pero lo hicieron trizas y lo trajeron para acá lo sometieron, fueron 22 policías, hasta la mujer policía lo golpeó, había unas 5 patrullas más la de la judicial, llegaron federales más dos motos, sabemos que hizo mal por robar, se tomaron fotos con él después de la golpiza, lo voltearon le tomaron fotos al rostro y luego se tomaron fotos ellos, uno tras otro hicieron eso, estaban todos en filita como niños en piñata, le daban patadas para que abriera las piernas, loco o no, no es manera de tratar a personas”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: