SIGUEN LAS CARENCIAS EN EL DESAYUNADOR DE DOÑA OLGA

A pesar de la atención mediática.

Por Vicente Calderón
Tijuana, sábado 12 de abril de 2014.

Aunque Olga García ha recibido la atención de autoridades y medios de comunicación en fechas recientes, las carencias en el desayunador que ella fundó hace poco más de 3 años son muchas.

Ubicado en el este de Tijuana, en esta zona, el olor a estiércol golpea tan fuerte como las necesidades de quienes viven en Vías de Monterrey un asentamiento irregular en el este de Tijuana.

Ahí está el desayunador «Niño Jesús» que empezó con la olla de doña Olga.

Está al lado de un establo y junto a las vías del tren, En un barrio donde las casas fueron construidas con materiales de desecho y la esperanza de vivir mejor.

Aquí no ha llegado la Cruzada contra el hambre de Peña Nieto. Son los propios vecinos quienes se apoyan unos a otros.

Doña Olga, una devota mujer católica, cuenta como empezó a recolectar verduras entre los vecinos para hacer sopa y regalarla a los niños.

Al principio los pequeños comían a la intemperie. Los que podían traían sillas para sentarse los que no, en cubetas.

Ahora, todas las mañanas alimenta a 94 niños.

El fin de semana sale en busca del alimento que repartirá de lunes a viernes
Igual que el resto de la colonia no tiene agua corriente ni drenaje. Tienen un baño de pozo ubicado en el patio trasero del comedor.

También dice que necesitan un cuarto para guardar la leña porque cuando llueve se moja y ante la escasez, tiene que comprar gas hasta dos veces al mes, lo que sin recursos no es fácil.

Pero lo que más pide es comida para los niños. Dice que las aportaciones no son constantes aunque confía en la ayuda divina para poder seguir ayudando.

Este sábado cuando decenas de funcionarios se aparecieron en su patio para prometerle ayuda se encontraba contenta.

Confía en que le darán todo lo que le prometieron. Se deshace en agradecimientos para el Procurador estatal de derechos humanos y para Elia Manjarrez, la esposa del Presidente municipal de Tijuana que ya los ha visitado dos veces.

Pero cuando uno insiste reconoce que aún esperan que la expresentadora de televisión les cumpla con unas máquinas de coser que les prometió. Con eso podrían trabajar para generar recursos.

También contesta que ya le dijeron que pronto va a llegar hasta este lugar la Cruzada contra el hambre. Y ella cree que falta poco.

No todas están tan contentas con Doña Olga. Hubo gente que ni se acercó al desayunador porque dicen que no siempre da la ayuda.

Una madre de familia que tiene su propio negocito no quiso dar su nombre, pero dice que le han negado la ayuda varias veces.

Doña Olga asegura que ella no discrimina, pero que tiene que repartir la ayuda entre todos.

Una niña iba saliendo con varias prendas de ropa usada que le donaron este sábado. Doña Olga le dijo que llevaba muchas cosas y se las quitó para repartirlas entre otros menores. Le regresó un par.

Ella responde que a veces la gente está estresada y que la ayuda no alcanza para todos.

Algunas de sus vecinas que antes llegaron a comer, y ahora son voluntarias la defienden.

Y este día también recibió la noticia de que la dueña de una tortillería cercana se comprometió a entregar 7 kilos de tortillas diarios para que siga con su labor.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: