80 MILLONES DE DÓLARES, ORIGEN DEL CONFLICTO

Entre alcaldía y Sindicatura dice Astiazarán.

Por Daniel Ángel
Tijuana, viernes 28 de febrero 2014

El origen del conflicto entre la Sindicatura y la Presidencia municipal son millones de dólares producto de supuestas “mochadas” en las diferentes dependencias.

El mismo presidente municipal reveló esto en una conferencia de prensa en la que acusó de extorsión y hostigamiento al síndico procurador Arturo Ledesma, a su asesor Rubén Salazar, y al Contralor Joel Guardado.
Aseguró que estos últimos como intermediarios de Ledesma Romo le dijeron a su representante el Secretario de Gobierno Bernardo Padilla, que Miguel Ledesma, hermano del síndico procurador, es quien toma las decisiones en la sindicatura.
“Quería participación del 50% de todos los negocios ilícitos que habitualmente se manejan en el municipio. Hasta manejaron una cifra mágica: que en una administración municipal se manejan hasta 80 millones de dólares de corrupción”(sic), denunció Astiazarán Orcí.
El primer edil aseguró que tenía “información extraoficial” de los cobros ilegales en áreas como administración urbana y alcoholes, antes de sumir como alcalde.
“Yo realmente pensaba que eran historias, que eran cuentos, pero es una realidad”, comentó.
Agregó que el mismo personal de Sindicatura fue con Desarrollo Urbano a comentar que había “compromisos con ciertas constructoras y era importante que las tomaran en cuenta”.
“Se acercaron con un mando de la policía municipal, que querían un sobre cada semana de las participaciones”, continuó
Detalló que los roces con la Sindicatura Procuradora que está en manos del Partido Verde iniciaron cuando no llegaron a un acuerdo para negociar posiciones que por “tradición” recibe ese partido como parte de la alianza electoral, y otras adicionales que pidieron.
“Por ende, desde el primero de diciembre ha habido un hostigamiento constante de la Sindicatura municipal”, afirmó.
Astiazarán Orcí afirma que intentó un acuerdo político en el tema, y llegó a hablar con el dirigente nacional del Partido Verde, Arturo Escobar, con quien hubo un acuerdo para trabajar en forma pero la Sindicatura no lo respetó.
Asegura que incluso pidió disculpas al sindico si acaso éste sentía que no se le estaba dando su lugar, pero la respuesta fue la suspensión del personal de obras dos días después.
“No soy iluso, sé que la corrupción no se va a acabar de la noche a la mañana, sin embargo sí se puede acotar”, señaló.
Sobre el futuro de la relación con la Sindicatura dijo que lo resolverán en la siguiente reunión de regidores.
Allí, dijo, determinarán lo conducente en cuanto a medidas legales y la participación del Congreso ya que por ser un funcionario de elección popular no puede ser removido del cargo salvo por los diputados.
Es mi palabra contra la de él, dijo Astiazarán Orcí.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: