SANCIONAN A PÁRROCO ROSARITENSE

Por Daniel Ángel/Leonardo Ortiz

Tijuana, B.C., 20 de abril 2010, T.P.- A un año de que el sacerdote de Playas de Rosarito, Raymundo Figueroa, desobedeciera la orden de no celebrar misa ya que existía el riesgo de contagio del virus A H1N1 por la aglomeración de personas, el arzobispo Rafael Romo Muñoz dio a conocer la determinación a la que llegó la iglesia.

«Se le ha entregado ya a él un documento, en estos días pasados, en el que se da por vacante la parroquía», sostuvo el arzopispo.

Agregó que ya habían hablado con él en otras ocasiones, sin embargo «su actitud ha sido cerrada» y agotaron los pasos a seguir según el proceso canónico.

«Toda celebración es indebida, toda celebración que él haga es indebida y corre riesgo por lo tanto de invalidez», advirtió.

Ahora, explicó Romo Muñoz, el párroco tiene una semana para reconsiderar, recapacitar y entrar nuevamente en comunión o de lo contrario sigue la suspensión, perdiendo el uso de sus derechos a ejercer públicamente.

Un archivo del caso se envió a la congregación del clero en Roma, quienes analizaron la situación y determinaron que se proceda «hasta las últimas consecuencias de ser necesario», remarcó el padre Antonio, presente durante el anuncio.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: