DENUNCIA ABUSO DE LA PEP

Gabriela Quintero Aldrade, madre de dos jóvenes y tía de un menor que fueron detenidos por la policía estatal preventiva (PEP) el pasado 22 de mayo, acusa a los oficiales de abuso de autoridad y de “sembrar” evidencias.

De acuerdo a lo que informó la PEP en su momento, los jóvenes fueron detenidos luego de una denuncia ciudadana que alertaba sobre la presencia de hombres armados en un carro modelo Malibu color dorado en la colonia Camino verde.

Por su parte, Gabriela Quintero asegura que uno de sus hijos y su sobrino fueron extraídos de su casa donde los uniformados entraron sin orden de cateo acusándolos de secuestradores; contrario a la información oficial que apunta la detención en la vía pública.

“Entraron a mi domicilio que por una denuncia ciudadana de secuestro lo cual no fue cierto, ellos entraron con lijo de violencia agarrando a uno de mis hijos, arrastrándolo hasta el fondo y golpeándolo, diciéndole que esa era su orden de cateo”, afirma la señora Quintero.

El otro joven, apunta su madre, venía llegando de comprar la despensa y lo hacia en compañía de su esposa cuando fue detenido.

Una vez detenidos y presentados en la PEP, señala, fueron trasladados a la Procuraduría general de la república (PGR) y hasta el momento no se ha podido comunicar con ellos.

También, la información de la PEP los identifica como mayores de edad, mientras la mujer asegura que su sobrino tiene 17 años y está en la estancia para menores, mientras que sus hijos están en la penitenciaría.

Santiago Sánchez Quintero, de 20 años; Martín Eduardo Sánchez Quintero, de 18 y Jesús Santiago Quintero Hernández, señalado en el parte oficial como de 18 años, fueron presentados con cuatro armas de fuego, 244 cartuchos útiles y 41 dosis de “cristal”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: