Texas: El socio comercial incómodo

Por José Luis Pérez Canchola / Miembro de la Academia Mexicana de Derechos Humanos.

Foto: FACEBOOK / Greg Abbott.

El pasado viernes 7 de julio de 2023, el gobernador de Texas ordenó la
instalación de boyas sobre el Río Grande cubiertas de alambres con púas.

El lugar seleccionado para tal fin sería en los límites entre Eagle Pass, Texas y
Piedras Negras, Coahuila. El plan, dijo el gobernador, era contener el paso de
migrantes indocumentados.


Greg Abbott, amenazó con acudir a la Corte Suprema en caso de ser necesario.
“Texas tiene el derecho constitucional de asegurar su frontera”, fue el
mensaje del mandatario texano en su página oficial.

“Le agradecemos al presidente Biden por presentar
una denuncia en contra del gobernador de Texas,
por instalar una boyas con alambrada en el Rio Grande
que están violando nuestra soberanía y los tratados
internacionales”, declaró el Presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador.

Actualmente, de los 30 millones de habitantes en el estado de Texas, el 40.2 por
ciento de la población tiene antecedentes hispanos, con la circunstancia que 10
millones de ellos son de origen mexicano o descendientes de mexicanos.

Por lo mismo esta población resulta estratégica para la economía del estado de
Texas, sobre todo en el caso de los mexicanos por su aportación como mano de
obra, como contribuyentes y como consumidores.


Por si esto fuera poco, resulta oportuno mencionar que México es el principal
consumidor de productos texanos en el mundo.


Así por ejemplo, en el año fiscal 2022, México le compró a las empresas
grandes, pequeñas y medianas del estado de Texas, un total de 144 mil
millones de dolares en bienes y productos, colocándose por encima de países
como Canadá, China, India, Reino Unido, Japón, etc.


En otras palabras, en el año 2022, México le compró a Texas el 30 por ciento
de todas sus exportaciones al mundo entero, como se puede observar en el
siguiente cuadro:

FUENTE: Departamento de Comercio de los Estados Unidos.

Los principales bienes de exportación de Texas al mercado internacional son:
petróleo crudo, petróleo refinado, aceites, gas natural, circuitos para
procesadores, partes y accesorios de computadoras, motores de aeronaves y
semiconductores.


Por lo anterior, resulta una contradicción que mientras sus mercancías cruzan la
frontera con México en beneficio de la economía de Texas, al mismo tiempo los
trabajadores migrantes y sus familias que van al norte en busca de refugio y
trabajo, sean perseguidos y tratados como criminales.

PROPUESTA:
Que el gobierno de México examine la posibilidad de revisar la política de
intercambio comercial con el estado de Texas y reoriente el consumo de
bienes a otras entidades de los Estados Unidos.

La intención es que el gobierno de Texas reconozca la importancia del

intercambio económico y comercial con México y con los mexicanos.


En correspondencia el gobierno de Texas debe respetar los derechos humanos
de los migrantes que llegan a su frontera y que se entienda que la política
migratoria es competencia de los gobiernos de México y de la Unión Americana
y no de los estados fronterizos.

Leave a Reply

%d bloggers like this: