Nada claro sobre la solución a descargas contaminantes en Punta Bandera

Autoridades de México y Estados Unidos  declararon que aún no definen cómo pagarán por  la rehabilitación de la planta de tratamiento de San Antonio de los Buenos que tiene varios años sin funcionar ocasionando un serio problema de contaminación costera en la república mexicana, e impactando las playas del país vecino.

“Se están evaluando las fuentes de financiamiento, eso todavía se está evaluando obviamente que lo estamos conversando también con el gobierno del estado. Se va a definir bajo qué concepto y bajo qué formato se hace la obra” dijo Roberto Velasco, Jefe de la Unidad para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores del gobierno de México.

Las declaraciones fueron hechas el lunes durante una conferencia de prensa conjunta encabezada por el Embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar quien se encuentra recorriendo la zona fronteriza entre Tijuana y San Diego dando seguimiento -según explicó el mismo diplomático- a lo acordado en la llamada Cumbre de líderes de América del Norte la semana pasada.

“La decisión de los presidentes de Canadá, los Estados Unidos y de México de mirar adelante en un marco regional es una decisión histórica. Pero ahora comienza el trabajo de todos nosotros” dijo el diplomático estadounidense.

Funcionarios de Estados Unidos y México viajaron a San Diego y Tijuana para “abordar los retos de la contaminación de aguas transfronterizas a lo largo de la frontera común”

Ambas delegaciones emitieron una declaración conjunta:

“Reconociendo la importancia crítica de resolver la contaminación para el beneficio de los ciudadanos de ambos lados de la frontera, las delegaciones de México y Estados Unidos revisaron el importante avance realizado para reducir los niveles de contaminación.  México destacó la inversión de $46 millones de dólares que los tres niveles de gobierno han realizado en el periodo de 2019 a 2021 para proyectos de saneamiento del río Tijuana, incluyendo las recientes renovaciones a la planta de bombeo de la CILA en Tijuana, así como distintos proyectos de reparación de infraestructura financiados por CONAGUA y la EPA para reducir los flujos de aguas residuales.”

El mensaje completo puede leerse en este enlace.

El embajador recalcó que la relación bilateral es una prioridad para el presidente Joe Biden y que muestra de ello era la presencia del Administrador de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) Michael S. Regan que participó en varias reuniones.

Gran parte de lo anunciado fue una repetición de lo que se dio a conocer precisamente por la agencia medioambiental norteamericana el pasado 8 de noviembre, tras prácticamente un año de revisar diversos proyectos para atender el problema de la contaminación del río Tijuana, , las barrancas y la costa. 

“Como parte de estos esfuerzos, las delegaciones hablaron sobre los planes para la próxima inversión de 300 millones de dólares por parte de la EPA que  serán destinados a reducir los flujos de aguas residuales transfronterizos en el Río Tijuana y a lo largo de la costa del Pacífico, como parte de un plan integral anunciado el 8 de noviembre del presente año (enlace al comunicado de prensa de la EPA).” se lee en el boletín.

En ese comunicado la EPA  menciona “la construcción de una nueva planta de tratamiento en San Antonio de los Buenos”. 

Sin embargo durante la conferencia de prensa Velasco Alvarez habló de la reparación de la  planta de tratamiento que contemplan como parte de varias obras programadas.

“Hemos identificado para el periodo 2022-2024, una serie de proyectos que de hecho dan un total de 4,500 millones de pesos  los de más corto plazo  que son parte de lo que discutimos el día de hoy» dijo el encargado para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

“Incluyen las plantas de bombeo, el sistema de alejamiento, las rehabilitaciones también de las plantas de bombeo uno, del interceptor internacional, de algunos otros interceptores y colectores y la planta que sí incluye de tratamiento que es de las que estamos viendo como prioridad en el corto plazo es la planta de tratamiento de San Antonio de los Buenos, que es una primera etapa, pero no la que mencionabas de Punta Bandera”

No mencionaron el plan de una planta de tratamiento privada a pesar de que desde 2018 existe un contrato con las autoridades de Baja California y la empresa «Odis Asversa».

Ese proyecto mediante el cual la compañía israelí compraría aguas residuales, a la Comisión de Servicios Públicos de Tijuana, (CESPT) para procesarlas y venderlas a los vitivinicultores del Valle de Guadalupe en Ensenada fue promovido durante la gestión del ex gobernador Bonilla e incluso por la actual mandataria Marina Del Pilar.

A pesar de varios retrasos Fabian Yanez, representante de la firma internacional que ya opera otras plantas en México aseguró a mediados de este año en una entrevista que su plan seguía adelante.

Pero no parece estar en el radar de quienes discutieron las soluciones a los problemas de agua y contaminación en la frontera.

«Había una que se llamaba de Odis Adversa (sic)» dijo Humberto Marengo, SubDirector Técnico de la Comisión Nacional del Agua.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: