Reanudan deportaciones aéreas de solicitantes de asilo a Centroamérica

El Departamento de Seguridad Nacional  de Estados Unidos reanudó este viernes las deportaciones aéreas expeditas directamente a CentroAmérica para familias que entraron por  la frontera sur en fechas recientes.

En un comunicado oficial fechado este 30 de julio la dependencia norteamericana que dirige el Secretario Alejandro Mayorkas informa que se trata de familias que no cuentan con una “base legal” para permanecer en Estados Unidos pero que no pueden ser expulsadas del país bajo el Título 42.

El título 42 es una medida sanitaria activada desde la administración del presidente Donald Trump que autoriza la inmediata expulsión del país de las personas consideradas un riesgo de salud como consecuencia de la pandemia.

“Las familias detenidas por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza fueron trasladadas a través de las operaciones aéreas del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EE. UU. a sus países de origen, Guatemala, El Salvador y Honduras”, especifica el comunicado. 

Añade que la expulsión acelerada es un medio legal para manejar de manera segura el control fronterizo  y las autoridades aseguran que es para lograr un procesamiento de inmigración seguro y ordenado. 

“Estamos dejando en claro que aquellos que no califiquen para permanecer en los Estados Unidos serán removidos de inmediato” recalca el comunicado.

Miles de familias de diversos países han estado viajando por el territorio mexicano para llegar a la frontera con Estados Unidos.

Un gran número de ellos solicitan asilo al llegar a los puertos de entrada o cruzando por las zonas limítrofes.

Desde febrero pasado cuando la administración del presidente Biden retomó los procesos pendientes bajo el Programa denominado oficialmente con el eufemismo de “Protocolo de protección al migrante” miles de personas se acercaron a la frontera.

Desde entonces se formó en Tijuana el campamento de peticionarios de asilo a las afueras del puerto internacional de El Chaparral cerrado en marzo de 2020 como consecuencia de la contingencia sanitaria del COVID-19.

Muchos de los albergues que la sociedad civil maneja en esta frontera se encuentran saturados con gente de México y extranjeros centroamericanos y de otros países que esperan una oportunidad para pedir refugio en Estados Unidos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: