Impulso a la competitividad económica regional de América del Norte

Foto: Gobierno de México.

Comentario de Alejandro Díaz-Bautista

Profesor Investigador del Colegio de la Frontera Norte (El Colef)

Durante la visita de la vicepresidenta Kamala Harris a México se da la firma del Memorándum de entendimiento sobre cooperación internacional entre los gobiernos de México y Estados Unidos, el cual es el primer acuerdo de entendimiento entre los gobiernos de López Obrador y Joe Biden.

La reunión entre la vicepresidenta Harris y López Obrador se da con la puesta en marcha de nuevos mecanismos de cooperación económica de alto nivel; el fortalecimiento y atracción de inversión extranjera a México; la atención a las causas estructurales de migración en la región; la protección de derechos humanos, particularmente de las personas migrantes; y el impulso de los derechos laborales en México y los Estados Unidos.

Uno de los puntos importantes del acuerdo fue el impulso a la competitividad económica regional, así como el compromiso de fortalecer un crecimiento económico equitativo y sustentable tras la crisis de la pandemia del coronavirus en 2020.

Mientras que la Oficina del Censo estadounidense dio a conocer que México se coloca como el primer socio comercial de Estados Unidos, superando a China y a Canadá.

La agenda bilateral de México y Estados Unidos a lo largo de los años ha sido diversa y comprende temas en los ámbitos político, económico y comercial, social, medioambiental, energético, técnico, fronterizo y de seguridad. La prosperidad económica y social en ambos lados de la frontera se basa en una relación firme entre México y los Estados Unidos.

Los gobiernos de México y Estados Unidos buscan fortalecer más la cooperación bilateral en materia de seguridad, asuntos comerciales y educativos, así como modernizar la infraestructura fronteriza, con el objetivo de impulsar la relación bilateral y económica entre ambas naciones.

Se estima que aproximadamente seis millones de empleos en Estados Unidos dependen del comercio con México y cada minuto se comercia cerca de un millón de dólares entre los dos países.

La frontera de 3,140 kilómetros que une a México y Estados Unidos es la más transitada del mundo. De 1965 a 2015, más de 16 millones de mexicanos emigraron a Estados Unidos en una de las mayores migraciones de la historia moderna.

Pero en la última década, la migración mexicana se ha reducido drásticamente.

Hoy en día, México sirve cada vez más como un puente para los inmigrantes centroamericanos y de otros países que viajan a los Estados Unidos.

La contribución de los mexicanos en Estados Unidos se estima en 8 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos.

Los flujos migratorios contemporáneos, o desde una perspectiva histórica, son uno de los temas que no pueden ser ignorados al referirse a las contribuciones económicas y sociales que los migrantes realizan a favor de las sociedades receptoras. Los movimientos migratorios entre México y Estados Unidos representan un poderoso factor de vinculación económica y social.

Los inmigrantes mexicanos en Estados Unidos enlazan de manera estrecha a nuestras dos sociedades. Entre México y Estados Unidos existe una larga historia de movimientos migratorios. Mientras que el mercado económico hispano y latino es fundamental para la prosperidad estadounidense.

Los inmigrantes también contribuyen con los programas sociales estadounidenses.

Desde 2009, este sistema ha recibido más de 19 mil millones de dólares de contribuciones de mexicanos. La modernización de la frontera común, facilitando el paso legal de productos, personas e información, es uno de los objetivos que se han marcado los gobiernos de México y los Estados Unidos en los próximos años.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: