NORTEAMERICANO ENTRE LAS VICTIMAS DE MULTIHOMICIDIO

Phillip Caldwell tuvo que esperar en Tijuana por la petición de asilo de su esposa.

 

Por Vicente Calderón.

Tijuana, lunes 26 de agosto de 2019.

 

Una de las 6 personas asesinadas producto de un pleito entre bandas de narcomenudistas en Tijuana es un norteamericano que vivió en albergues para migrantes con su familia porque su esposa pidió asilo en Estados Unidos.

Se trata de Phillip Caldwell quien fue ultimado a tiros en el crimen ocurrido en la colonia “Tres de octubre” el pasado 18 de agosto.
Caldwell alquilaba la vivienda contigua a una inmueble que funciona como ladrillera y donde encontraron los cadáveres de las 4 primeras víctimas de esa noche.
El dueño de la ladrillera quien también murió a consecuencia del ataque, rentaba la pequeña casa a Caldwell.
Ahí estuvo viviendo con su mujer y tres hijos mientras hacían los trámites necesarios para mudarse todos juntos a Estados Unidos.
Phillip Caldwell en su FACEBOOK.
La odisea de esta familia fue documentada por  la televisora  KFMB canal 8 la estación afiliada a CBS en San Diego.
Phillip Norman Caldwell de 40 años de edad se enamoró de una mexicana que conoció en la Unión americana.
Formaron una familia pero a Dulce la deportaron porque estaba sin documentos para residir legalmente en Estados Unidos.
Phillip se mudó con ella a Chiapas, el estado natal de su esposa.
Tuvieron tres hijos y finalmente decidieron regresar a Estados Unidos.
Phillip le contó a David Godfretson, el productor de canal 8 de San Diego que cuando llegaron las caravanas de centroamericanos ya no se sintieron tan seguros y decidieron volver legalmente a California.
El equipo de la televisora sandieguina documentó el viacrucis que fue tratar de completar la documentación para Dulce, a pesar de estar casada con un norteamericano y de tener dos niñas y un niño que son ciudadanos estadounidenses por ser de padre norteamericano.
Descubrieron que actualmente era más rápido si pedían asilo que si intentaban tramitar la emigración de Dulce.
Así que todos terminaron viviendo en el albergue Juventud 2000 igual que han hecho miles de familias.
Durmieron en una casa de campaña mientras esperaban su turno para presentar su solicitud de asilo.
Cuando el noticiero de KFMB publicó la historia de Phillip y los problemas económicos para cumplir con todos los trámites el público les tendió la mano.
Ya la organización “Caridades Católicas de San Diego” estaba apoyandoles con la asesoría legal sin cobrarles pero la situación para Phillip -que camina con una prótesis en la pierna derecha, a consecuencia de un accidente en motocicleta- no era fácil.
Además necesitaba un exámen de ADN para comprobar que el niño es suyo porque no tienen el certificado de nacimiento.
Los televidentes de KFMB le donaron suficiente para cumplir con todos los requisitos.
Finalmente pudieron cruzar a territorio norteamericano tras de que llamaran su número en la lista de “El Chaparral”, el puerto fronterizo donde todas las mañanas se reúnen los solicitantes de asilo.
Todo parecía ir a un final feliz.
Pero por alguna razón Phillip se quedó esa noche en Tijuana. La familia había cruzado dos días antes a San Diego y el había empezado los arreglos para mudarse a Fresno.
Las autoridades migratorias norteamericanas liberaron a la familia que encontró refugio en un albergue en San Diego.
Los detectives en  Tijuana tardaron en identificar a todas las víctimas del multihomicidio. Los investigadores sospechan que el móvil del crimen es la disputa por al distribución de la ciudad, responsable de la gran mayoría de los más de 1400  homicidios cometidos en lo que va del año en este municipio fronterizo.
La Procuraduría no ha hecho pública mucha información sobre el avance de las investigaciones.
Originalmente confirmaron la muerte de las 4 personas en el domicilio de la “Tres de octubre” pero en ese entonces reportaban dos lesionadas más.
Ahora la familia intenta recuperar el cadáver de Phillip para llevarlo a Estados Unidos donde se encuentran su esposa y sus hijos.
Anuncios