SIN AYUDA DEL GOBIERNO SE PREPARAN PARA ATENDER MÁS MIGRANTES

Iglesias locales se convierten en refugios ante la falta de apoyo oficial.

 

Por Leonardo Ortiz.

Tijuana, viernes 28 de junio de 2019.

 

Al menos dos iglesias locales expanden sus instalaciones lo que podría significar más espacios para albergar a migrantes que llegan tanto del norte como del sur a esta ciudad fronteriza.

Ante la falta de albergues del gobierno mexicano son las organizaciones de la sociedad civil, grupos comunitarios y religiosos los que dan refugio y atención a los migrantes, repatriados o retornados que buscan asilo en Estados Unidos.

En el este de la ciudad, en la colonia El Pípila, la iglesia “Camino de salvación” construye en el segundo piso nuevos espacios como parte de la expansión a un lado de donde celebran sus servicios religiosos.

El pastor Antonio Altamirano comentó que los cuartos podrían servir en caso de que requieran dar ayuda a más gente.

Desde 2016 cuando empezaron a llegar migrantes haitianos en grandes cantidades esta iglesia abrió sus puertas ante la falta de un sitio oficial  donde albergarlos.

Con el incremento de centroamericanos que buscan asilo nuevamente han recibido gente que de otra forma estarían durmiendo en la calle.

Este apoyo lo realizan sin fondos provenientes del gobierno.

Son los donativos de sus feligreses y el respaldo de la comunidad de ambos lados de la frontera los que les ayudan a solventar los gastos que genera fungir como albergue.

La falta de recursos puede ser un problema cuando por ejemplo el consumo de agua ha llegado a sumar más de  30 mil pesos debido a la cantidad de niños y adultos que viven ahí mientras les resuelven sobre su solicitud de asilo.

En el otro extremo de la ciudad y rumbo al suroeste la iglesia “Embajadores de Jesús” también termina de construir un nuevo espacio donde podría recibir a las familias que están siendo retornadas a Tijuana por la administración de Donald Trump bajo la política conocida como “Remain in México” o “Quédate en México”.

El Pastor Gustavo Banda también ha estado recibiendo gente desde hace varios años en que llegaron los haitianos buscando entrar a la Unión Americana.

Incluso su plan fue crear una comunidad para esta población que decidió establecerse en Tijuana ante la imposibilidad de cruzar ir legalmente a Estados Unidos.

Hoy tienen construidas unas pequeñas casitas de lo que sería la “Pequeña Haití”.

Pero sin apoyo del gobierno ya tiene listo un área donde podría albergar a más centroamericanos o de otras nacionalidades en los rumbos de “El Cañón del Alacrán”.

 

 

Anuncios