PROMETE UN NUEVO PUERTO FRONTERIZO PARA TIJUANA

Pero no tendrá tiempo ni poder para construirlo.

 

Por: Adán Díez de Bonilla / Gato x Liebre.

Tijuana, viernes 3 de mayo de 2019.

 

La construcción de un nuevo puerto fronterizo en Tijuana como lo prometió un candidato a gobernador de Baja California es inviable por dos razones: no le compete y porque dos años de gubernatura serían insuficientes para gestionarlo.

Enrique Acosta Fregoso, candidato a gobernador del estado por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), dijo el pasado mes de abril, durante un panel organizado por Index Zona Costa, que creará un nuevo puerto fronterizo en ese municipio.

Pues según advirtió, la lentitud en los cruces fronterizos para el traslado de mercancías, ha generado pérdidas económicas para el sector industrial.

Sin embargo, Ricardo Cortés, colaborador de Ibero Tijuana y especialista en temas económicos, opinó que esa propuesta no podría cumplirse.

La construcción de un nuevo puerto fronterizo es un tema que compete al gobierno federal de México y de Estados Unidos, dijo Cortés.

En este caso, el gobierno estatal podría fungir como un gestor ante los gobiernos federales de ambos países para la autorización de nuevos proyectos.

Pero técnicamente es la federación quien podría acordar la construcción de un nuevo puerto fronterizo.

En entrevista para #GatoxLiebre, el candidato del partido tricolor detalló que su propuesta consiste en una garita de importación y exportación en la zona este de Otay.

“Es la solución para agilizar el intercambio de materia prima, tenemos aprovechar la situación geográfica de la ciudad”, dijo el candidato.

“Nuestro gobierno será un gestor con el gobierno federal para impulsar el proyecto de crear mayor estructura para el sector industrial”, agregó.

Pero en términos de tiempo, una “minigubernatura” no le alcanzará, dijo Cortés.

“Lo que sí es muy viable es la reconstrucción de la zona industrial de Otay, que actualmente está colapsada”, comentó el académico de Ibero.

Ahí se construye la Garita de Otay II, que tiene por lo menos 10 años de planeación y ejecución, y que en una etapa inicial será de cuota para el área de exportación y de acuerdo con lo proyectado, se espera que inicie operaciones en el año 2022.