PLAGIO A PLENA TARDE

Por Vicente Calderón.

Tijuana, viernes 22 de marzo de 2019.

La liberación de los hijos de Jesús Labra Avilés, convicto por su participación en el cartel que comandaban los Hermanos Arellano Félix, no resuelve las interrogantes abiertas por la osadía criminal cometida el miércoles en céntrica zona Tijuana.

La confirmación oficial de que los plagiados por un grupo armado frente a la prepa federal recuperaron su libertad llegó  mediante un boletín de la Procuraduría de justicia estatal que asegura que investigará los hechos.

“Con relación a los hechos ocurridos el día de ayer donde dos personas fueron privadas de su libertad en Zona Río, la Procuraduría General de Justicia investiga este caso de manera oficiosa.
Un testigo –familiar de uno de los ofendidos- confirmó esta mañana a la autoridad que las dos personas ya fueron liberadas, sin aportar más información y mencionado que en su momento acudirán a interponer la denuncia correspondiente”

Es el texto del comunicado emitido el jueves 21 de marzo por la Procuraduría general de justicia del estado.

Pero mucho antes ya circulaba esa versión en redes sociales.

El hasta ahora impune delito es tan sorprendente como la reacción de las autoridades.

No es común que la policía y la procuraduría informen oficialmente de un secuestro. Menos de un “levantón”.

Pero aquí la municipal no solo pidió la ayuda de la ciudadanía para dar con los delincuentes, incluso identificaron el parentesco de las víctimas con  conocido integrante del cártel, identificándolos como “Dos hijos de un ex operador financiero del CAF, quien actualmente está en prisión”. Es lo que dijeron mediante una “tarjeta informativa”.

Una reacción gubernamental que no reciben muchas personas afectadas por este tipo de facinerosos.

El plagio fue un operativo cuidadosamente planeado a juzgar por la explicación presentada por la Secretaría de seguridad pública municipal.
Participaron 5 vehículos, al menos 4 hombres armados, con el rostro cubierto y algunos con siglas similares a las de corporaciones policiacas del estado, dijeron los funcionarios estatales.

Pero no aportaron nada de más allá de la descripción de las acciones coordinadas de los criminales que les permitieron consumar la privación en menos de un minuto.

En medio de una batalla entre grupos criminales y la recomposición de las organizaciones delictivas, en la víspera de un proceso electoral, no puede tomarse como un crimen más.

Sobre todo cuando muchos personajes ligados precisamente al otrora hegemónico y conocido como “cártel de Tijuana” están acercándose cada vez más al poder político en Baja California.

Los investigadores con experiencia no desconocen que varios personajes conocidos  por sus antecedentes como “lavadores” aparecen nuevamente en las noticias.

Pasaron de la sección policíaca a las reseñas de politica.

Puede ser aviso de lo que viene.