PREMIAN LABOR DE “UNIDOS POR LOS DESAPARECIDOS”

Fernando Ocegueda recibió el Premio estatal de Derechos Humanos.

Por Vicente Calderón.

Tijuana, martes 18 de diciembre de 2018.

 

Fernando Ocegueda recibió el premio estatal de los Derechos Humanos en Baja California por su labor al frente de la asociación civil “Unidos por los desaparecidos”.

Ocegueda Flores  quien desde la década pasada  encabeza al grupo que apoya a personas que tiene algún familiar desaparecido fue seleccionado entre siete propuestas.

El premio fue entregado en una ceremonia realizada el lunes por la tarde en el Centro Cultural Tijuana. 

Fue seleccionado por un consejo consultivo ajeno a la Comisión Estatal de los Derechos Humanos integrado por personalidades del ámbito público y social.
Los integrantes del Jurado fueron: Olegario Miller Gastélum; Mónica Oropeza Rodríguez; José Luis Pérez Canchola; Laura Alicia Camarillo Govea; Hugo Fernández; y Tito Quiroz Angulo.
El premio fue entregado por la Comisionada estatal de los Derechos Humanos Melba Adriana Olvera quien destacó la labor de activistas y organizaciones como “Unidos por los desaparecidos”.
“Al premiarse el trabajo de Fernando Ocegueda, se reconoce también la labor de muchas otras personas y organizaciones de la sociedad civil que sin desistir, en el reclamo y defensa de causas y convicciones, han privilegiado el diálogo y la conciliación, contribuyendo en los hechos y con el ejemplo, a la construcción de una cultura de paz en nuestra sociedad”, declaró la Ombudperson bajacaliforniana.
Durante el acto, se hizo una mención honorífica a la Asociación Civil KM1 l impulsora de la preservación del medio ambiente, mediante  la recolección de plásticos botellas, popotes, que dañan  los ecosistemas marítimos. 
De acuerdo al comunicado distribuido por la CEDHBC Fernando Ocegueda expresó lo siguiente:
“Este premio lo quiero dedicar principalmente a mi hijo, Fernando, porque soy capaz de levantarme cada día con una renovada luz y esperanza, y por el cual soy capaz de mover montañas hasta encontrarlo”, en referencia a su hijo del que no sabe nada desde hace 11 años.
A finales de la década pasada Ocegueda Flores empezó a buscar a su vastago por lo que se acercó a un grupo que encabezaba la Sra. Cristina  Palacios Rojí.
En ese entonces,  una filial de la Asociación Esperanza, organización
que tuvo sus orígenes en Sinaloa otra entidad azotada por la violencia asociada al narcotráfico.
En Tijuana, Cristina Palacios era un caso extraordinario, porque casi nadie se atrevía a hablar de los desaparecidos que ya eran muchos en Baja California, pero no se habían vuelto un tema de la agenda nacional.
Por eso el primer acompañamiento organizado  que encontró Palacios Rojí, quien buscaba a su hijo Alejando Hodoyán fue con la Asociación Esperanza que se había formado en otra entidad.
El trabajo del grupo hermano de la ” Asociación Esperanza”  en esta frontera animó a otras personas a demandar justicia para sus seres queridos.
A levantar la voz que el miedo había acallado.
Fernando Ocegueda  fue uno de ellos y al tiempo, junto con Cristina Palacios y otras personas formalizaron la creación de “Ciudadanos contra la impunidad”.
Durante la época violenta de que se agudizó en el 2008 era la única organización local dedicada a la búsqueda de personas desaparecidas, a dar acompañamiento a sus familiares y a presionar a las autoridades para que cumplieran con su deber de investigar sus casos para dar con el paradero de las victimas y castigar a los reponsables.
Años después  Fernando Ocegueda  dejó “Ciudadanos contra la impunidad” para crear  la ” Asociación Unidos por los desaparecidos”.
Anuncios