AUMENTA LA “NARCOADICCIÓN” ESTADOUNIDENSE

Ilustración: DEA.org

 

De acuerdo a la evaluación de la amenaza nacional de las drogas 2018.

 

Por Vicente Calderón.

Tijuana, domingo 4 de noviembre de 2018.

 

El consumo de drogas en Estados Unidos está fuera de control.

El Director en funciones de la agencia antinarcóticos de ese país Uttam Dhillon dice que las muertes por sobredosis son la principal causa de los fallecimientos a nivel nacional.

“Están en el nivel más alto desde que se tiene registro y desde el 2011 sobrepasan el número de muertes causadas por armas de fuego, accidentes automovilísticos , suicidios y homicidios”

En promedio, cada día unas 174 personas murieron por sobredosis de drogas en Estados Unidos.

Estos datos se desprenden del reporte titulado “Evaluación de la amenaza nacional de drogas” que año con año publica la agencia antinarcóticos norteamericana, DEA (por sus siglas en inglés).

Se trata del informe correspondiente al 2018 que analizó los útimos datos disponibles aportados por dependencias policiacas, de inteligencia y salud pública de todos los niveles del gobierno estadounidense.

Las 174 defunciones diarias por sobredosis ocurrieron en 2016 pero el problema no ha mejorado desde entonces a juzgar por la información presentada.

Los medicamentos controlados siguen siendo la causa de la mayoría de  las muertes por sobredosis de drogas en Estados Unidos y el segundo tipo de droga del que más se abusa

El consumo excesivo de drogas de prescripción médica empeoró y se volvió más complejo debido a que “los traficantes ahora están disfrazando otros opiaceos”  y los mezclan con drogas sinteticas como el Fentanilo o alguno de sus derivados.

Los analgésicos fabricados a partir del opio, son los más usados de acuerdo al reporte dado a conocer a fines de octubre.

Los consumidores “Citan el dolor físico como la razón más común para el abuso” y muchas veces los obtienen de un amigo o pariente y no por que se los recete un médico, dice la evaluación que puede consultarse aquí en su versión original escrita en inglés.

Desde hace años varios especialistas encontraron una correlación entre el abuso de este tipo de medicinas y el consumo de heroína, droga que merece atención aparte en el reporte de la DEA y el departamento de justicia.

“El uso y la disponibilidad de heroína continúan aumentando en los Estados Unidos. El consumo de la que está mezclada con fentanilo también está aumentando. México sigue siendo la principal fuente de heroína disponible en los Estados Unidos según todas las fuentes de inteligencia analizadas”

Sucede que muchos consumidores inician tomando algún analgésico de este tipo que les receta algún médico.

Es común que desarrollen una dependencia o adicción y aumentan su consumo. Sin embargo al incrementarse la cantidad necesaria para calmar el dolor o evitar un síndrome de abstinencia es frecuente que sea más fácil o barato consumir heroína para controlar sus malestares.

“El cultivo y la producción de heroína en México permiten a las organizaciones criminales transnacionales  de allá, suministrar alta pureza y bajo costo” señala el informe.

Este documento es una de las radiografías más relevantes para conocer el fenómeno de la adicción a las drogas que padecen los estadounidenses.

El análisis oficial ayuda a poner en perspectiva la llamada “crisis de opiáceos” frecuentemente citadas en medios de comunicación.

De nuevo el gobierno que encabeza Donald Trump resalta el papel que juega México como la principal ruta de ingreso o fuente de producción para los distintos tipos de drogas que ingieren.

El mismo dato ha sido consignado por previas administraciones federales.

Los cárteles mexicanos  a los que llama Organizaciones criminales transnacionales “Siguen siendo la mayor amenaza criminal de drogas a los Estados Unidos; ningún otro grupo está actualmente posicionado para desafiarlos. El Cártel de Sinaloa mantiene la huella más extensa en los Estados Unidos, mientras que el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG)  amplió significativamente su presencia en los últimos años.

El informe hace una señalamiento relevante a los niveles de violencia que genera el narcotráfico en México, pero que no se ven en la misma magnitud en territorio norteamericano.

“Aunque los asesinatos relacionados con las drogas en México en 2017 superaron los niveles anteriores de violencia, los miembros mexicanos de la TCO (Organizaciones criminales transnacionales, por sus siglas en inglés) con sede en los Estados Unidos generalmente se abstienen de extender los conflictos internos del cártel a territorio estadounidense”.

El encargado de la DEA dice que el objetivo de este reporte es ayudar a la creación de políticas de combate al narcotráfico así como las de prevención y tratamiento de las adicciones.

Sin embargo en su mensaje de introducción pinta un panorama por demás sombrío.

“La amenaza por la crisis de los opiáceos (medicamentos recetados controlados, opioides sintéticos y heroína)  alcanza niveles epidémicos y no muestra signos de disminución, lo que afecta grandes porciones de los Estados Unidos.

Así mismo, mientras  la crisis de opiáceos recibe la atención nacional, la amenaza de la metanfetamina  prevalece, el riesgo de la cocaína ha resurgido y nuevas sustancias psicoactivas (NPS) son aún un gran desafío. Y la situación de la marihuana sigue evolucionando”

Anuncios