EXPEDIENTE CONFIDENCIAL

Por Gerardo Fragoso M.

“Núñez Verdugo”

A lo largo de las dos últimas semanas, el diputado Jorge Eugenio Núñez Lozano, del PBC, se ha enfrascado en una batalla con el gobierno estatal, para exhibir el estercolero que resultó la “licitación” –así, entre comillas– del C5i.

Resulta que tal “licitación” fue “ganada” por Seguritech, empresa a la que, desde el inicio, se le pretendía dar la obra mediante adjudicación directa.

Si usted desea conocer los pestilentes antecedentes de Seguritech, le ruego leer las columnas de este autor, publicadas los días 2, 3, 11 y 26 de octubre de 2017.

Para tratar de acallar los justos señalamientos de Núñez Lozano, el gobierno estatal envió, el pasado 12 de julio, un boletín que no tiene desperdicio.

Con ese tono agresivo, de matón de barrio, impropio de un gobierno y característico de las dictaduras, el “genio” de la (in)comunicación gubernamental puso unas declaraciones vergonzosas en la boca del secretario general de Gobierno, Francisco Rueda Gómez. Digo que se las puso porque, cualquiera que haya estado ante Rueda, sabe que él no habla así… pero el “genio” si.

En el comunicado, la administración estatal, manifestó que “es sesgado señalar que la licitación del centro C51 –en realidad es C5i– lleva dedicatoria a una empresa particular como señala el legislador en cuestión –o sea, Núñez Lozano–, ya que dicho procedimiento de licitación prevé la participación del Consejo Coordinador Empresarial –cuyo presidente, Federico Díaz Gallego, fue el coordinador financiero en la campaña del gobernador–, representantes de la Comisión de Seguridad Pública y Protección Civil, Justicia, Hacienda y Presupuesto del Congreso del Estado –todos, diputados afines al gobernador–, representantes de Seguridad pública de los municipios –tres de los cinco son panistas–, notario público –cualquier notario, en México, certifica lo que uno quiera mientras esté dispuesto a forrarlo de billetes–, y los representantes de las dependencias que integran el subcomité de adquisiciones (Seguridad Pública, Planeación y Finanzas y Oficialía Mayor) –las tres, encabezadas por amigos del gobernador–.

Es decir, que la gran coartada del gobierno estatal, para argumentar que la licitación del C5i fue limpia, es que fue atestiguada por un grupo de compadres suyos.

Luego, dos días después, la Secretaría de Seguridad Pública del Estado fue la que mandó otro boletín, donde aseveró que el fallo técnico de la licitación –esto es, la definición de la empresa que haría la obra– “se llevó a cabo en presencia del presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Mexicali, José Federico Díaz Gallego –quien, como ya dijimos, fue el coordinador financiero de la campaña del gobernador–; el presidente de Canacintra delegación Mexicali, Eugenio Lagarde Amaya –del mismo grupo político–; Giresse López García, con la representación de la diputada Rocío López Gorosave –quien ha votado siempre con el PAN y es afín a más no poder al gobierno estatal– (…) dando fe de este acto el Notario Público número 14 con ejercicio en la ciudad de Mexicali, Baja California,  Arturo López Corella –quien es el marido de Maribel Avilez Osuna, oficial mayor del gobierno de Jaime Díaz y, sobra decirlo, panista–.

Con semejantes testigos, ¿cómo no vamos a dudar de la “licitación”?

No soslayamos que, en su día, Núñez Lozano, como todo el PBC, hizo campaña por el actual gobierno estatal, pues dicho partido formaba parte de la coalición Unidos por Baja California, junto a PRD y Nueva Alianza. Sin embargo, Jorge Eugenio tiene razón esta vez ¿Por qué no hubo una sola persona que no fuese afín al gobierno estatal o al panismo, interviniendo en esa pseudolicitación?

Lo que sorprende es que, hasta en los boletines, el gobierno estatal cometa errores. En el que le adjudicaron a Rueda, decían que rechazaba las aseveraciones del diputado “Jorge Núñez Verdugo”. Y Jorge Núñez Verdugo, padre de Núñez Lozano, fue diputado en la 18 legislatura, entre 2004 y 2007. ¡No se saben ni quiénes son los diputados locales!

“Confía en tu gobierno”, nos dicen a las bajacalifornianas y los bajacalifornianos, muy quitados de la pena. Si, cómo no.

Comentarios: gerfragoso@gmail.com

Twitter: @gerardofragosom

Anuncios