PROTESTAN POR AUMENTOS Y SE QUEDAN SIN GASOLINA

Por Vicente Calderón

Tijuana, lunes 9 de enero de 2017.

 

Para el viernes 6 de enero más de un centenar de estaciones de gasolina en Tijuana estaban cerradas por falta de combustible.

” Es en perjuicio directo del ciudadano” dijo Francisco Vega, Gobernador de Baja California.

El desabasto se debía al bloqueo que durante días mantuvieron a la entrada de las instalaciones de Petróleos Mexicanos en la vecina ciudad de Rosarito.

Inconformes con el aumento de casi 20 % al precio de las gasolinas, varios ciudadanos impidieron entrada y salida de los camiones abastecedores.

José Serna,  uno de los manifestantes que se movilizaron en Playas de Rosarito explica el objetivo de el cierre de la vialidad que lleva a la planta de PEMEX.

“Tratar de modificar ese aumento injusto”

La policía retiró el bloqueo en las primeras horas del mismo viernes pero la gasolina tardaría en llegar a los automovilistas.

Esto permitió que salieran algunos camiones tanque, conocidos popularmente como Pipas, para volver a distribuir el combustible.
” Estas pipas ya abastecieron gasolineras y abastecieron aeropuerto”  reiteró el mandatario bajacaliforniano después de partir la rosca de reyes en un acto público en el centro de gobierno.
Parecía que las cosas volvían a la normalidad.

Pero las manifestaciones de repudio a la escalada de precios no cesan.

En Baja California varias casetas de peaje seguían  tomadas  por los ciudadanos que dejaban pasar autos y camiones sin pagar.
” Esto no es nada más por el precio de la gasolina, esto es por todo lo que esta haciendo el gobierno y se está exigiendo que los precios bajen y la renuncia del presidente” declaró una mujer que prefirió no dar su nombre pero que ya tenía varias noches participando en la toma de la caseta de cobro de la carretera de cuota entre Tijuana y Tecate.

Pero mientras en otras entidades las protestas se volvieron violentas aquí los manifestantes se pusieron creativos. Trajeron al centro de gobierno donde estaba el gobernador, un contenedor de basura para depositar a los diputados y una ratonera para capturar a los malos políticos.

La gente también está molesta porque los legisladores estatales aprobaron aumentos a la tarifa del agua. La movilización estuvo encabezada por un grupo denominado “célula 686” proveniente de Mexicali, la capital del estado.

Patricia Sánchez, una madre que por primera vez participa en una protesta, vino con sus hijos para expresar su inconformidad con las medidas tomadas por los gobiernos de todos los niveles.

“El dinero no nos alcanza,  es real.! O sea, con estos aumentos yo no sé,  definitivamente ya no vamos a comer” comentó.

Y es que el reclamo de los que llegaron a la sede del gobierno estatal no es solo por los incrementos del agua y la gasolina, sino por la carestía que generarán junto con el aumento en impuestos como el alumbrado público, el predial o el de los estacionómetros en vía pública.

Anuncios