LA MUERTE, DE ALTAR EN ALTAR

ALTAR(1)

De la victima y la supuesta victimaria.

 

Por Vicente Calderón.

Tijuana, lunes 17 de agosto de 2015.
Ya no es extraño que la policía encuentre altares a la Santa Muerte o para Santería cuando investiga algún homicidio en Tijuana.

El caso más reciente fue el del asesinato de un ex policía municipal que según versiones oficiales se dedicaba a la Santería. Una Santera competidora lo mató.

El móvil del asesinato, dicen los detectives estatales, es que se robaban los clientes.

En el pasado hemos documentado que en zonas como el centro de Tijuana abundan los negocios que venden imágenes que sirven para esta adoración que es legal pero puede llegar a ser criminal.
Este es el altar que se convirtió en escena del crimen por el pleito entre Santeros
que se robaban los clientes entre sí.

Habla Miguel Ángel Guerrero, Coordinador de la Unidad contra Delincuencia Organizada de la Procuraduría de justicia de Baja California:

«El hoy occiso, quien se dedicaba a la Santería como lo repito, tuvo diferencias con la de nombre María del Rosario Payán Mora- Santera también de esta ciudad- dedicada a llevar limpias, santerías y todo eso relacionado con Santería cubana»

La policía ministerial detuvo a dos sujetos, sospechosos de ser los autores materiales del homicidio

La victima resultó ser David García Quintana, expolicía que años atrás fue expulsado de la corporación municipal, acusado de nexos con narcotraficantes

«Le reclama a Rosario el hecho de que le haya robado unos clientes y de que le estaba perjudicando en el mismo negocio por lo cual la amenaza» afirma Miguel Ángel Guerrero de la Procuraduría de justicia de Baja California

Pero la Santera se adelantó y según la Procuraduría planeó el asesinato. Ordenó a sus cómplices que lo secuestraran y que lo llevaran a su casa, donde él hacía sus ritos.
» La Santera les dice en donde está el altar donde hace él sus cosas y que ahí hay dinero y joyas, que las tomaran»
García Quintana se defiende, pero uno de los plagiarios le da un tiro en la cabeza.

Las autoridades están tras la pista de la Santera y un cómplice más. Confían en que la su destino está tras las rejas.
Los investigadores consideran que es más frecuente encontrar adoradores de la Santa Muerte como parte de sus indagatorias.
Hace un par de meses en el fraccionamiento Residencial Agua Caliente descubrieron otro altar vinculado con los presuntos responsables de un doble homicidios ocurrido el 23 de junio del 2015.

No hay ninguna relación entre el asesinato del expolicía Santero y el crimen de junio.

Sólo la adoración que se junta con el delito. Y la muerte.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: