IMPACTA A MIGRANTES EVOLUCIÓN DE SECUESTROS

usaron hasta grnadas para liberar a una mujer secuestrada

Por ser más vulnerables.

Por Vicente Calderón

Tijuana, 28 de febrero de 2015.

 

El gobierno de Baja California trajo la artillería pesada para resolver el primer secuestro denunciado oficialmente en el 2015.

«Traíamos ahora sí que a toda la policía armada y traíamos hasta un lanza granadas por si era necesario usar esa fuerza» dijo José María González, Subprocurador contra Delincuencia Organizada del gobierno de Baja California al dar a conocer los resultados del operativo para capturar a una bien organizada banda de secuestradores.

Concentraron en Tijuana a toda la unidad antisecuestros del estado. 60 agentes para rescatar a una mujer de 63 años por la que pedían medio millón de dólares.

La liberaron sana y salva. No cobraron rescate, a diferencia de otros 4 plagios cometidos previamente.

Los detenidos empezaron a secuestrar hace años bajo el mando de un sujeto cercano a un capo del Cartel Arellano Félix

«Era el líder de esa banda llegó a ser lugarteniente y sicario de Benjamín Arellano Félix también ahorita se encuentra siendo procesado por el asesinato del conductor Paco Stanley» comentó Miguel Ángel Guerrero, coordinador de la Sub Procuraduría contra Delincuencia Organizada.

Pero el secuestro evolucionó y ahora las victimas no siempre son gente adinerada sino de clase media.
«Ese es mas o menos el mercado que tenían, comerciantes de perfil medio bajo, que no se hiciera tanto ruido en la sociedad»
agregó el SubProcurador González, quién ya antes había advertido en los cambios que ellos detectaron sobre el perfil de quienes estaban cometiendo este tipo de privaciones ilegales de la libertad, desde el 2014.
Los plagios parecen ir a la baja, pero el año pasado aumentaron como lo reconoció Daniel De La Rosa, el Secretario de seguridad pública estatal.

«De alrededor de un 60% más, han sido como 16 casos» dijo.
El problema es que con estos cambios migrantes y deportados son cada vez más, las victimas de los secuestradores porque ellos saben que aunque no tienen dinero sus familiares del otro lado de la frontera podrán pagar el rescate.
Las autoridades tratan estos casos de manera distinta argumentando que no es el mismo fenómeno sino otro tipo de actividad criminal en la cual, la victima primero busca ponerse en manos de sus secuestradores cuando los contrata para que les ayuden a cruzar ilegalmente la frontera.
Aunque se convierte en un secuestro las corporaciones mexicanas enfatizan que el problema es distinto, porque la victima busca una actividad clandestina.
Algunos analistas consideran que las autoridades hacen la distinción para poder presentar cifras menos negativas de la inseguridad que se vive en esta entidad fronteriza.
El año pasado uno de los investigadores declaró a Tijuanapress.com que los familiares deberían desconfiar de los llamados polleros, y buscar traficantes «con buenos antecedentes» para cruzar a la gente.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: