CONSIGNAN A ESBIRROS DE «EL AQUILES»

 

JUAN ENRIQUE BAUTISTA ARVIZU

Por matar y quemar a dos personas.

 

Por Vicente Calderón

Tijuana,  jueves 2 de octubre de 2014

 

Tres sujetos detenidos por la policía municipal fueron consignados como presuntos responsables del homicidio de dos personas a las que según las autoridades les prendieron fuego después de asesinarlas.
La Subprocuraduría Contra la Delincuencia Organizada de la Procuraduría de justicia estatal  los consignó por el crimen cometido el 29 de septiembre en la colonia Camino Verde.
En un comunicado de prensa la Procuraduría reveló que los indiciados trabajaban para una banda de vendedores de droga dirigida por alias «el Aquiles», presuntamente Alfonso Arzate García.
GREGORIO DIAZ CASTAÑEDA
Los detenidos son Jesús Ignacio Félix González (a) Ignacio Jesús Félix González o (a) El Chuy de 36 años de edad, originario de El Rosario, Sinaloa; Gregorio Díaz Castañeda (a) Juan Vicente Ulloa Ramírez, (a) El Papis de 41 años de edad, originario de Tijuana y Juan Enrique Bautista Arvizu (a) El Gordo de 20 años de edad, originario de Tijuana.
En el boletín las autoridades narraron como sucedió el doble homicidio de los hombres aún no identificados.
«El 28 de septiembre en el transcurso de la media noche,  Gregorio Díaz  recibió una llamada telefónica por parte de Jesús Ignacio  en la que se le ordena acudir a la colonia Camino Verde para que tirara «una basura», refiriéndose a los cuerpos sin vida de las víctimas.
Por lo que a bordo de un  taxi libre se trasladaron Gregorio y Juan Enrique al domicilio indicado; al llegar se percataron de la existencia de dos personas, quienes se encontraban golpeados y cubiertos de cinta adhesiva industrial en pies,  manos y cara, observando que uno de estos cuerpos aún se encontraba  con vida, ya que se movía.
Los indiciados se enteraron en el lugar, que los ahora occisos eran vendedores de droga y que trabajaban para la misma célula que ellos; sin embargo, fueron privados de la vida, ya que se fueron a trabajar con un grupo rival, e intentaron privar de la vida de apodo «El Negro», líder de la célula a la que pertenecían originalmente.
Por tal razón se les ordenó trasladarlos en un pick up y prenderles fuego para borrar cualquier evidencia, así es que los hoy indiciados subieron los cuerpos a la caja del pick up, Jesús Ignacio se subió al asiento del conductor, Gregorio se sienta en el asiento del copiloto y Juan se sube a la caja del pick up para cuidar que no se caigan los cuerpos.
GREGORIO DIAZ CASTAÑEDA
Posteriormente llegaron a la calle Andrómeda de la colonia Camino Verde,  ya que estaba muy oscura y consideraron que era ideal para bajar los cuerpos,  por lo que una vez que bajaron los cuerpos entre los tres, los golpearon  con un bat de aluminio en repetidas ocasiones hasta dejarlos sin vida, luego los rociaron con combustible y les prendieron fuego. Al final les dejaron una cartulina con una leyenda.»

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: