COLUMNA DE MEDIA

Malas noticias para la prensa.

Por Vicente Calderón
Tijuana, 3 de agosto de 2014

Julio fue un mes de muchas noticias en la prensa local.

Sin duda lo más impactante fue el cierre de operaciones de Milenio Baja California ocurrido a menos de dos años de su arranque.

También el recorte que hubo en Síntesis TV ahora llamado STMedia por los cambios que han hecho para evolucionar con la era digital.

Del proyecto que Milenio inició en octubre 2012 con casi 30 personas, solo quedaron 2.

Ellas harán las cápsulas informativas que parece se mantendrán en el 95.3 de F.M. que regresa a ser «La Caliente».

En eso quedó la fallida aventura fronteriza de MilenioBC.

En el canal de cable de Síntesis despidieron a 7 personas, incluidos dos camarógrafos, uno de los cuales era productor.

Igual que otros cambios en el escenario noticioso de nuestra ciudad merecen un análisis aparte.

Pero aquí solo quiero consignar algunos de los movimientos de la prensa local y en las empresas que han tomado la responsabilidad y el difícil negocio de informar.

La inestabilidad laboral y el desempleo son problemas generales en México. Pero cuando ocurren en la prensa, a mi juicio, tienen un componente de interés público, porque repercuten en la calidad de la oferta periodística.

La prensa mexicana no mejorará reduciendo los espacios para ejercerla.

Los cambios son constantes en el gremio. Pero hay que ver las consecuencias para audiencias y lectores.

Ante las limitadas oportunidades y condiciones del gremio aparece el ir y venir a la burocracia.

No son pocos lo que cruzan la frontera entre «los patos y las escopetas» como dice la jerga de reporteros.

Luis Guillermo Parra, que reporteó buen rato para Uniradio se tuvo que ir al gobierno de Rosarito, para hallar mejores condiciones laborales.

Manuel Villegas quien dejó la prensa para convertirse en funcionario de comunicación de la Secretaría de Salud retornó a Agencia Fronteriza de Noticias cuando el hermano del exgobernador Osuna Millán abandonó el cargo repentinamente.

Una de las damnificadas de Milenio es Gabriela Martínez. Ahora trabaja para Macromedios de B.C. S. A de C. V. que edita semanalmente InfoBaja.

Esta empresa anteriormente publicaba una revista mensual que desapareció este año. Gaby sustituirá a Israel Ibarra, quien tenía dos años laborado para Macromedios y se fue al COLEF.

Otro cambio que apenas fue difundido en redes sociales fue la salida de Mari Carmen Flores, como directora de noticias de Televisa Tijuana.

Independientemente de que a uno le guste o no el estilo de Mari Carmen, no hay duda que significa un giro en el rumbo de la cobertura noticiosa de la principal televisora del estado.

Hasta eso de «Esencia fronteriza» se les puede acabar. No han dicho quien la remplazará. Pero en el actual equipo de canal XEWT Canal 12 abunda la gente joven.

Cuando un trabajador de los medios ve la incertidumbre del empleo en el gremio, es más vulnerable a las presiones comerciales y políticas que campean en la prensa mexicana.

Un reportero que ve en riesgo constante su trabajo, tiene menos posibilidades de defender sus convicciones periodísticas, que frecuentemente chocan con los intereses comerciales y económicos de las empresas de noticias, porque sabe que le puede costar el empleo y que las opciones son mínimas.

El ambiente actual no es una buena noticia para nuestra ciudad.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: