DOS HERMANAS ACUSADAS DE SECUESTRO

Escogíeron a la victima por FACEBOOK dice PGJE.

Por Vicente Calderón
Tijuana, martes 13 de mayo de 2014

Los secuestradores aceptaron pactar por 170 mil dólares después de que habían empezado exigiendo 2 millones por el joven estudiante norteamericano.

Lo plagiaron en una colonia del este de Tijuana, usando armas de juguete según lo que dio a conocer la Procuraduría de justicia.

Anteriormente habían dicho simplemente que usaron armas largas para privar de la libertad al hombre de Los Ángeles, California.

Hoy en las instalaciones de la dependencia presentaron a estas dos jóvenes como integrantes de la banda de secuestradores que además del joven estudiante secuestrado el 12 de diciembre del año pasado podrían estar involucradas en otros dos secuestros más, de acuerdo a los datos de la procuraduría estatal de Baja California.

La mayor de las muchachas – tienen 18 y 19 años – es la líder de la banda dijo Miguel Ángel Guerrero Coordinador contra delincuencia organizada de la PGJE.

En diciembre detuvieron a 2 muchachos que presuntamente custodiaban a la víctima y en abril a un tercero que también intervino en el crimen.

Las jóvenes de nombre Karla Morales Martínez y su hermana mayor Angélica Morales Martínez negaron los cargos y dijeron antes las cámaras que todo era un malentendido.

El estudiante norteamericano secuestrado era novio de la mayor.

En los comunicados oficiales emitidos anteriormente por la Procuraduría de justicia no mencionaban que la banda de secuestradores era comandada por un mujer.

«De acuerdo a las propias confesiones y pesquisas realizadas por los investigadores se pudo establecer la relación de estos sujetos con al menos otros tres secuestros efectuados en la ciudad de Tijuana; así mismo que trabajan para una célula delictiva de Sinaloa que elige los perfiles de las víctimas y estos sujetos, los hoy indiciados, realizan los plagios. dijeron el 19 de diciembre.

Autoridades de justicia del estado de Sinaloa informaron haber capturado a las dos chicas en un operativo especial y secreto en El Rosario, Sinaloa.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: