LA OLLA DE DOÑA OLGA RECIBE… A FUNCIONARIOS

Varias dependencias llevan pizzas y promesas a Vías de Moterrey.

Por Vicente Calderón
Tijuana, viernes 18 de abril de 2014

Un perro terriblemente flaco refleja la miseria que se vive en la periferia de esta ciudad

Bety Montiel / Residente de «Vías de Monterrey»

«Tengo unos 8 años y no se ha hecho nada, ni la luz»

Pero en este asentamiento irregular en Tijuana, sin electricidad ni drenaje, el ambiente hoy es festivo.

El gobierno trajo algo de ayuda y regalos para los niños al ver el trabajo de Olga García que hace tres años empezó a alimentar a la colonia.

Olga García / Desayunador Niño Jesús

«Los vecinos traían zanahoria, papa, entre todos montábamos la olla común
así poder darle a todos nuestros hijos»

Sin apoyo oficial surgió aquí el comedor comunitario.

Olga García / Desayunador Niño Jesús

«De lunes a viernes desayuno, pero a medio día bajan unos que dicen que no tienen nada y los pasamos y les damos de lo que tenemos .»

Compran lo que pueden en el banco de alimentos y reciben donativos

Hoy no preparó comida pero reparte ropa usada que les trajeron.

Vicente Calderón / Corresponsal

«Una organización del sur de California fue la que construyó el salón donde ahora opera el Desayunador niño Jesús»

Está feliz por la visita y el pastel.

Carlos Torres / Funcionario Estatal

«Le están cambiando la vida a más de 100 niños»

Pero cuando se vayan volverá a la cocina.

Olga García / Desayunador Niño Jesús

«La bodega quedó vacía y yo tengo que salir a buscar costales de frijol, arroz, verdura, sopitas y pues se bajan mucho los recursos»

La olla de doña Olga hace menos difícil vivir en esta comunidad construida con material de desecho y esperanza.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: