MARIANO SAN ROMÁN BUSCA «DESPRESURIZAR EL TEMA»

De las acusaciones de corrupción entre alcalde y síndico.

Por Daniel Ángel

Tijuana, miércoles 12 de marzo de 2014

El nuevo contralor de la Sindicatura, Mariano San Román, afirma que está allí para “despresurizar el tema”, en referencia al conflicto entre el alcalde Jorge Astiazarán y el Síndico Procurador, Arturo Ledesma.

“Escuchamos varias declaraciones de varios actores, y creo que esto no ayuda a la vida del Ayuntamiento”, comentó el ex regidor de la pasada administración.

Agregó que como actores fundamentales, la Presidencia municipal y la Sindicatura no pueden estar enfrentadas.

“En el caso de un servidor lo que venga de aquí para adelante, que todo sea marcado en base a la ley y reglamentos”, resaltó el militante del Partido Verde Ecologista de México (PVEM).

Mariano San Román inició labores este lunes luego de la salida del cargo de Joel Guardado, quien según Sindicatura renunció luego de las acusaciones de extorsión hechas por el presidente municipal.

Junto a Joel Guardado dejó su trabajo en Sindicatura otro ex regidor de la pasada administración municipal, Rubén Salazar Limón, que laboraba como asesor.

( VIDEO:  Tijuanapress.com cuestionó a ambos funcionarios sobre tan graves declaraciones pero volvieron a salir apurados palacio municipal  y no se detuvieron para atender las preguntas)

Según denunció públicamente Astiazarán Orcí, esto dos ex empleados municipales le pidieron en nombre de Miguel Ledesma, hermano del Sindico procurador, el 50% de los ingresos ilícitos que pueden llegar al Ayuntamiento y que calcularon en 80 millones de dólares.

“Va mejorando, y ésa es la parte que nos encargaron”, respondió el nuevo contralor sobre la relación entre Presidencia y Sindicatura tras esas acusaciones.  

Mariano San Román aseguró incluso que trabajarán en conjunto con todas las dependencias y auguró una buena comunicación y colaboración con ellas.

El nuevo contralor concedió esta breve entrevista en los pasillos del palacio luego de varios intentos de hablar con él, y que los encargados de comunicación social en la Sindicatura se comprometieran a devolver las llamadas sin cumplir.

Esta práctica es generalizada entre los actores involucrados en el escándalo, al punto de rechazar entrevistas de cualquier otro tema, y reconocen que hay un acuerdo para no dar declaraciones mientras la Comisión formada para investigar no termine su labor.

Sobre su participación en este proceso de investigación, Mariano San Román dijo que sigue recibiendo información para su análisis, y volvió a mostrar mayor preocupación por las forma que por el fondo del asunto.

“Ver la parte política, que es evitar los desgastes que se dieron”, subrayó.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: