OTRA DENUNCIA CONTRA MILITARES

Por Vicente Calderón
Tijuana, enero 26

Gilberto Hernández denunció a elementos del ejército
mexicano por tortura y allanamiento de morada.

El empresario y expolicía asegura que los militares le
acusaron de tener vínculos con el crimen organizado.

En su queja formal, presentada ante la Comisión Nacional
de derechos humanso acusó a los elementos castrenses
de una serie de arbitrariedades al entraron a su domicilio
sin orden de cateo y privarlo de su libertad durante horas
en las instalaciones militares.

De acuerdo a la denuncia, los hechos ocurrieron el 5 de enero en su
casa, en la colonia Las Torres, cuando los soldados y la policía
estatal preventiva realizaron un operativo conjunto.

Hernández Villareal dijo ser comerciante, propietario de una
escuela de entrenamiento caníno. Hace más de un lustro
trabajó en la Policía municipal, pero sostuvo que nunca estuvo
vinculado con la delincuencia organizada y mucho menos
con los «narcopolicías», algunos de los cuales ya estaban
en la corporación antes de que él saliera.

Gilberto Hernández, relató que después de sacarlo violentamente
de su casa, en presencia de su hija adolescente, lo metieron
a un domicilio adyacente.

Le vendaron los ojos y le esposaron las manos por la espalda.
Luego lo tiraron al piso, boca arriba, mientras le ponían una
bolsa de plástico en la cabeza.

Detalló que lo golpearon en repetidas ocasiones, exigiendole
que dijera donde estaban varias personas, a las que asegura no
conocer. Añadió que le preguntaban por una fuerte cantidad
de dinero.

La versión de Hernández, es consistente con lo que han relatado
otras personas detenidas por los militares, o por policías que los
entregan a los soldados y que han denuciado prácticas de tortura.

Entre ellos, están policías y ex policías municipales acusados de servir
al narco y que ahora están encarcelados.

Gilberto aclaró que sabe que su denuncia no logrará que corran
a los que lo maltrataron, pero lo hace -dijo- porque no ha cometido
ningún delito y para que otras personas no padezcan los mismos
abusos de las autoridades.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: