SIGUEN TRAS LAS REJAS TORRES SALVAVIDAS

A pesar de la gran cantidad de bañistas que han aprovechado el calor en las playas de Tijuana, 5 torres salvavidas que fueron donadas por organizaciones de rescatistas de San Diego, siguen encerradas en un estacionamiento.

El problema ha sido la falta de recursos para costear la colocación de las torres en la playa y substituir lo que queda de los antiguos puestos para cuidar a quienes se meten al mar.

Las actuales puntos de vigilancia en playas de Tijuana, están convertidos en nidos de alimañas, además de que vagabundos y visitantes las han usado como letrinas, por lo que son inservibles para los salvavidas.

Las torres salvavidas estaban anteriormente en las playas de varias ciudades de San Diego, pero cuando fueron reemplazadas decidieron donarlas en lugar de gastar casi 20 mil dolares, que es lo que les cobrarían para su adecuado confinamiento.

Organizaciones de salvavidas del norte de la frontera las ofrecieron a sus homólogos del sur quienes de inmediato aceptaron el donativo.

Sin embargo de esto hace casi tres meses y las torres han estado atoradas en los patios de la aduana en Otay y ahora en el estacionamiento del Cortijo San José.

Mientras el verano ya va a la mitad y las torres esperan alguien que las rescate.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: