Análisis Económico del proyecto de ley de infraestructura de los Estados Unidos.

Alejandro Díaz-Bautista.

Investigador del COLEF.

Foto: POTUS / Vía Twitter.

El Senado aprueba el proyecto de ley de infraestructura bipartidista de $ 1 billón en una votación histórica. Los senadores aprobaron un proyecto de ley de infraestructura bipartidista, una victoria política para el presidente Biden.

“La Ley de Empleo e Inversión en Infraestructura de Estados Unidos se centra en inversiones en carreteras, ferrocarriles, puentes e internet de banda ancha, pero no incluye inversiones a las que Biden se ha referido como infraestructura humana, incluido el dinero asignado para el cuidado infantil y créditos fiscales para familias”, señaló el doctor Alejandro Díaz-Bautista, economista internacional y profesor investigador del Colef.

Diecinueve republicanos del Senado se unieron al grupo demócrata para apoyar el proyecto de ley, pero su perspectiva es menos segura en la Cámara de Representantes. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, demócrata por California, dice que su cámara no aceptará la legislación hasta que el Senado también apruebe una resolución presupuestaria de $ 3.5 billones que incluye otras prioridades demócratas como iniciativas de inmigración y cuidado infantil.

El paquete se financiaría a través de una combinación de fondos, incluida la reutilización de los fondos de ayuda de emergencia no gastados de la pandemia COVID-19 y el fortalecimiento de la aplicación de impuestos para las criptomonedas. Si bien los negociadores dijeron que el costo del plan se compensaría por completo, la Oficina de Presupuesto del Congreso predijo que agregaría alrededor de $ 256 mil millones a los déficits proyectados durante 10 años.

Infraestructura en Transporte: Carreteras, puentes, grandes proyectos: $ 110 mil millones de dólares. Tren de pasajeros y carga: $ 66 mil millones. Transporte público: $ 39 mil millones. Aeropuertos: $ 25 mil millones. Infraestructura portuaria: $ 17 mil millones.

Programas de seguridad en el transporte: $ 11 mil millones. Vehículos eléctricos: $ 7.5 mil millones. Autobuses y transbordadores de cero y bajas emisiones: $ 7.5 mil millones. Revitalización de comunidades: $ 1 mil millones. Otro tipo de infraestructura: Banda ancha: $ 65 mil millones. Infraestructura de energía: $ 73 mil millones.

Agua potable limpia: $ 55 mil millones. Resiliencia y almacenamiento de agua occidental: $ 50 mil millones. Eliminación de la contaminación del agua y el suelo: $ 21 mil millones. Objetivos del plan de Infraestructura: Mejorar las opciones de transporte ssostenibles para millones de estadounidenses mediante la modernización y expansión de las redes de tránsito y ferrocarriles en todo el país, mientras se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero.

Reparar y reconstruir carreteras y puentes con un enfoque en la mitigación del cambio climático, la resiliencia, la equidad y la seguridad para todos los usuarios, incluidos ciclistas y peatones. Construir una red nacional de cargadores de vehículos eléctricos a lo largo de las carreteras y en las comunidades rurales y desfavorecidas.

Electrificar miles de autobuses escolares y de tránsito en todo el país para reducir las emisiones nocivas e impulsar la fabricación nacional de vehículos y componentes de cero emisiones. Eliminar las líneas y tuberías de servicio de plomo de la nación, entregando agua potable limpia a hasta 10 millones de familias estadounidenses y más de 400,000 escuelas e instalaciones de cuidado infantil que actualmente no la tienen, incluso en naciones tribales y comunidades desfavorecidas.

Conectar a todos los estadounidenses a Internet confiable de alta velocidad. Actualizar la infraestructura de energía, incluso mediante la construcción de miles de millas de líneas de transmisión nuevas y resistentes para facilitar la expansión de la energía renovable, incluso a través de una nueva autoridad de red.

Realizar una mayor inversión para abordar la contaminación heredada en Estados Unidos. Preparar más infraestructura para el impacto del cambio climático, ciberataques y eventos climáticos extremos. El “American Jobs Plan” (AJP) fue una propuesta del presidente estadounidense Joe Biden para invertir billones de dólares en infraestructura estadounidense durante los siguientes ocho años.

Es la segunda parte de la agenda de tres partes de Biden conocida como «Reconstruir mejor», siendo la primera el Plan de Rescate Estadounidense y la tercera el Plan Familias Estadounidenses. Se dio a conocer poco después de que el presidente Biden promulgara el Plan de Rescate en marzo de 2021.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: