Madre de militar estadounidense podrá pelear su deportación al lado de su familia

Aunque estaba lejos de sus hijos, este año Rocío Rebollar recibió el mejor regalo de día de las madres.

Fue la abogada Dulce García quien le dio la sorpresa.

“Me dijo: Le tengo un buen regalo de día de las madres; ya le aprobaron su entrada para el día 20. ¡No! casi me desmayaba porque fue algo muy emocionante”

10 días después, el jueves, esperaba el momento  para regresar con su familia, de la que fue separada por una orden de deportación cumplida en enero 2020.

Hoy se encaminó a la frontera para recuperar la vida que dejó en San Diego, donde residió por más de 30 años y crió tres hijos.

La mujer originaria de Acapulco, Guerrero había entrado sin documentos a Estados Unidos. Antes de enero del 2020 la habían deportado en varias ocasiones pero ella siempre había encontrado la forma de regresar con su familia a San Diego, donde desarrolló un negocio propio y compró casa para su familia.

“Voy a regresar pero ahora espero tener mi residencia ¿y porqué no? la ciudadanía también” comentó Rocío agregando que piensa pelear su deportación y aprovechar el perdón humanitario que con ayuda de la organización Border Angels consiguieron. Eso es lo que le permite cruzar de regreso.


En el último tramo recorrido en México iba acompañada de Robert Vivar líder de una organización que ayuda a veteranos deportados en Tijuana.

El hijo mayor de Rocío es miembro de las fuerzas armadas estadounidenses.

“Si eres activo militar, veterano de guerra o familiar de un militar, eres familia y nos tenemos que ayudar” dijo Vivar.

Cuando llegó al puerto fronterizo estaba nerviosa pero confiada en que regresaría para poder abrazar a sus hijos y nietos.

“Super nerviosa, esperando a ver ahorita que salga el oficial” dijo frente al acceso peatonal de San Ysidro.

En la fila de quienes cruzan regularmente la frontera hubo quien recordó su historia y aunque no la conocieron en persona, celebraron su regreso.

“Es injusto lo que hicieron con esa señora la verdad, y gracias a Dios! ¡Lo logró!” una mujer que la vio de lejos mientras esperaba entrar por el carril peatonal.

Rocio Rebollar entró poco antes de la hora programada pero después de un año y 4 meses aprovechará todo el tiempo que tenga a partir de este momento.

Finalmente Rocío Rebollar pudo pasar poco antes de la hora programada pero después  de un año  cuatro meses de estar esperando seguramente aprovechará cualquier minuto a partir de este momento”

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: