La última protesta pública de Iván Riebeling fue por Mariano Soto

Días antes de ser hospitalizado a causa del Covid-19 Iván Riebeling estuvo posando sin cubrebocas y sin sana distancia con algunos participantes en una manifestación en memoria de Mariano Soto.


Este miércoles autoridades de salud confirmaron que el hombre conocido en redes sociales como «El Comandante Cobra», falleció en el Hospital General de Tijuana donde fue internado el pasado 12 de octubre.

«Su ingreso al servicio de urgencias del HGT se registró el 12 de octubre del presente año, y desde entonces se otorgó todas las atenciones en materia de salud que requería, como al resto de la población afectada por la pandemia», dice el boletín de nosocomio.

Agregaron que el fallecimiento de Iván Martín del Campo Riebeling, de 44 años de edad ocurrió a las 9.05 horas de este 28 de octubre «como consecuencia de complicaciones relacionadas al COVID-19» y externaron sus condolencias a la familia.

Ivan Riebeling se volvió muy popular en redes sociales entre otras cosas por sus acusaciones contra el gobernador Francisco Kiko Vega.

Se presentaba como directivo de una supuesta organización de Derechos Humanos pero su comportamiento público no correspondía a los principios de alguien en ese papel.

Sin embargo sus reclamos a las autoridades le ganaron la simpatía de muchas cibernautas y el número de sus seguidores en la internet fue subiendo.

La gente lo reconocía en la calle y le pedía tomarse fotos con él.

También subía videos donde rescataba animales victimas de abuso.

Con frecuencia subía fotografías con tigres, leones y otras animales exóticos a sus redes sociales.

Pero en más de una ocasión tuvo problemas legales y acumuló procesos judiciales por diversos motivos.

Por un tiempo hizo mancuerna con Mariano Soto, otro controversial personaje que ganó notoriedad en Facebook y YouTube.

Precisamente una de las últimas apariciones públicas de Riebeling fue en una protesta contra la Cruz Roja de Tijuana, a la que había convocado Soto Cortez el mismo día en que lo asesinaron.

Ese 7 de octubre Riebeling se presentó sin hacer aspavientos. Llegó acompañado de una mujer y saludó a los participantes en la manifestación.

No tomó la palabra a pesar de que fueron varios los que hicieron uso del micrófono.

Se mantuvo rezagado del grupo que ocupó parte de la acera.

Pero fueron varios los que se acercaron pidiendo tomarse una «selfie» con él y el amablemente accedía.

A pocos parecía preocuparse el riesgo de contraer el Coronavirus.

Un médico especialista consultado para esta nota comentó que era posible que Iván Riebeling se hubiera contagiado ahí, lo mismo que ya estuviera enfermo y que él hubiera contagiado a otros.

El Dr. comentó que de cualquier manera por el tiempo transcurrido cualquiera que se hubiera contagiado en esa ocasión ya hubiera presentado síntomas si es que los iba a desarrollar.

Después de posar para varias fotografías Riebeling – que un tiempo se presentó como líder de autodefensas – se retiró de esa protesta.

Se despidió cortesmente a las distancia, de algunos miembros de la prensa con quien en el pasado tuvo enfrentamientos verbales.

Reapareció en las noticias hasta este miércoles al convertirse en una víctima más del Covid-19 en Baja California.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: