Yemen: la peor crisis humanitaria del mundo quedaría sin atención por falta de fondos

La coordinadora humanitaria de las Naciones Unidas en Yemen anunció que la mitad de los principales programas de las Naciones Unidas en Yemen podrían suspenderse o reducirse. La nación árabe sufre la mayor crisis humanitaria del mundo con casi el 80% de la población -más de 24 millones de personas- dependientes de recibir algún tipo de ayuda humanitaria y protección. 

Por Noticias ONU.

Nueva York, miércoles 19 de agosto de 2020.

Foto: ONU OCHA / Giles Clarke.

La población de Yemen, que sufre la peor crisis humanitaria del mundo, perderá a partir de este miércoles parte del apoyo de las Naciones Unidas para protegerla.

Actualmente, 12 de los 38 programas principales de la ONU están cerrados o se han reducido drásticamente y entre agosto y septiembre 20 de los proyectos afrontarán nuevas reducciones o cierres.

La noticia se dio a conocer justamente el día que la ONU celebra el Día Mundial Humanitario y la coordinadora residente en el país, Lise Grande, fue quien lamentó que justo en esta jornada se produzca una noticia de signo trágico en Yemen.

«No nos queda otra opción», dijo Grande. «Tenemos la obligación moral de advertir al mundo que millones de yemeníes sufrirán y podrían morir porque no tenemos los fondos necesarios para seguir adelante«.

La coordinadora humanitaria de las Naciones Unidas en Yemen destacó que el impacto causado por la falta de fondos es alarmante.

Yemen, un país en ruinas

Así, el pasado mes de abril se redujeron a la mitad las raciones de alimentos para más de ocho millones de personas en el norte del país y las agencias humanitarias se vieron obligadas a interrumpir los servicios de salud reproductiva en 140 centros.

En 275 centros especializados en el tratamiento de personas con cólera y otras enfermedades infecciosas se recortaron o redujeron los servicios sanitarios. Se suspendieron las prestaciones a casi 10.000 trabajadores sanitarios destinados a primera línea de salvamento y se suspendieron los suministros necesarios para tratar a los pacientes con traumatismos, que casi con toda seguridad morirán sin recibir tratamiento inmediato.

De no recibirse recursos de manera inmediata, se recortará a la mitad el servicio de agua y saneamiento y se detendrá el suministro de medicamentos y provisiones esenciales para 189 hospitales y 2500 centros de atención primaria que suponen la mitad de los centros de salud del país.

Probablemente morirán miles de niños tanto por enfermedades como por desnutrición y al menos el 70% de las escuelas seguramente cerrarán o funcionarán a niveles mínimos justo a las puertas del inicio del curso escolar en las próximas semanas.

A esta alarmante situación hay que añadir que decenas de miles de personas desplazadas que no tienen ningún lugar a donde ir se verán obligadas a vivir en condiciones inhumanas.

De los 2410 millones de dólares necesarios para costear las actividades humanitarias esenciales en Yemen hasta fin de año, la comunidad internacional de donantes solo se comprometió a sufragar 1350 millones de dólares en la reunión de Alto Nivel sobre promesas de contribuciones celebrada en Riad el pasado 2 de junio, una situación que deja un desfase presupuestario de más de 1000 millones de dólares.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: