MÁS MEXICANOS PIDIENDO ASILO

A un año de la caravana centroamericana.

 

Por Vicente Calderón.

Tijuana, martes 22 de octubre de 2019.

 

La frontera era una hace un año.

Pero hoy, en el primer aniversario de la caravana centroamericana, más grande de que se tenga memoria, luce mucho muy diferente.

“El motivo es porque allá en el país hay mucha delincuencia, lo extorsionan, lo quieren matar si uno no hace lo que las pandillas dicen”  externa Carmen Rodríguez una migrante salvadoreña que esperaba su turno para pedir asilo en San Diego.

El muro ahora es más alto y más largo.

Y el flujo migratorio a Estados Unidos bajó considerablemente porque el gobierno norteamericano

también endureció las leyes para los solicitantes de asilo.

” Se está mirando que son cada vez menos los que vienen de sur a norte y buscan un lugar donde permanecer” dice José María Lara  quien dirige Juventud 2000 , el albergue donde recibió a miles de migrantes que buscaron refugio en la Unión Americana.

 

Dice que a últimas fechas lo que predomina son los mexicanos que huyen de la violencia causada por el narcotráfico.

“Lo que sí ha llegado todavía es comunidad mexicana que viene de diferentes puntos del país principalmente de Guerrero y del estado de Michoacán donde vienen buscando también un refugio pero vienen también buscando el asilo hacia los estados Unidos” comenta Lara García.

Afuera de el puerto fronterizo de El Chaparral, se encuentran las víctimas del desplazamiento forzado.

“¿Qué está pasando en Acapulco?

Está feo la delincuencia allá. Da miedo pues”, respondió Tomasa Hernández, quien fue desplazada de su natal estado de  Guerrero.

Son familias enteras que se forman para esperar su turno.

“Hay mucha delincuencia”

Esta otra mujer tuvo que huir de Michoacán, donde la semana pasada asesinaron a 14 policías.

“Yo me he enterado que les dan a otras personas asilo. Por eso nosotros venimos”

El gobierno mexicano bloquea el paso de muchos de los migrantes extranjeros a los que originalmente prometió ayudar.

Varias veces anunció un albergue que aún no existe en Baja California.

Pero tampoco apoya a los desplazados mexicanos y la administración del presidente López Obrador recortó la poca ayuda que daba a

las organizaciones de apoyo a migrantes.