¿CUMPLE EL MUNDO CON SUS COMPROMISOS CLIMÁTICOS?

Foto: PNUD//Freya Morales.

Por Noticias ONU.

Nueva York, lunes 16 de septiembre de 2019.

 

Las Naciones Unidas se encuentran en la fase final de preparación de la Cumbre sobre la Acción Climática, que se celebrará el próximo 23 de septiembre en la sede de la ONU en Nueva York.  Se prevé que será una de sus conferencias climáticas más destacadas de los últimos tiempos, pero ¿cuáles son los avances en la lucha contra la crisis climática y cómo se están midiendo

Hace unos tres años, la comunidad mundial se reunió en París para elaborar un enfoque común con el que combatir el cambio climático. Entre las decisiones que tomaron se acordó hacer todo lo posible para limitar el aumento de la temperatura global a “bastante por debajo” de los 2 grados centígrados y, a ser posible, alcanzar los 1,5 grados centígrados.

Sin embargo, el pasado mes de julio, la temperatura se elevó hasta los 1,2 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales, igualando e incluso batiendo el récord del mes más caluroso desde que se tiene registros y confirmando una tendencia de un alza continua.

El conjunto de fenómenos meteorológicos extremos a nivel mundial significa que el planeta está en camino de registrar los cinco años más calurosos de la historia, según afirmó recientemente el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres.

El titular de la ONU recordó que estamos inmersos en una “carrera para reducir el cambio climático”. ¿Pero la estamos ganando? Para responder a esta pregunta, Noticias ONU decidió analizar profundamente uno de los principales instrumentos internacionales utilizados para evaluar la lucha contra el calentamiento global: las contribuciones determinadas a nivel nacional.

¿Qué son las contribuciones a nivel nacional?

En primer lugar, hay que destacar que el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático no es jurídicamente vinculante: no dice a los países cómo deben reducir sus emisiones ni cómo deben desarrollar la capacidad y adaptación al cambio climático, sino que los alienta a escribir su propio plan a través de las contribuciones.

Estos planes climáticos esbozan los compromisos de cada país, y en qué cantidad planea reducir sus emisiones. Dado el hecho de que los países en desarrollo carecen a menudo de los recursos, la financiación y la tecnología adecuados, el Acuerdo de París les insta a demostrar qué medidas pueden tomar por su cuenta y en cuándo necesitan la asistencia de la comunidad internacional.

¿Por qué son importantes?

Los países poseen muchas alternativas sobre cómo alcanzar los objetivos del Acuerdo de París. Estas pueden consistir en la elaboración de leyes, la instauración de incentivos financieros o políticas fiscales que sirvan para promover actividades que reduzcan las emisiones contaminantes. Por ejemplo, los países pueden decidir aplicar un precio a las emisiones de dióxido de carbono, mediante impuestos o a través de la creación de un sistema de compraventa de carbono.

El objetivo de esta iniciativa es concienciar a la población sobre el costo de la contaminación por dióxido de carbono para que gaste o invierta sus recursos en sectores o combustibles menos costosos. Para el ciudadano de a pie, esto podría influir en el modelo de coche que elija, o en el sistema de calefacción o refrigeración que utiliza, entre una infinidad de múltiples facetas de la vida.

Además, estas medidas pueden ayudar a controlar el crecimiento de los efectos del cambio climático en las áreas más vulnerables, como las zonas costeras amenazadas por el aumento del nivel del mar.

PNUD//Freya Morales
Parque eólico en las afueras de Nuakchot, capital de Mauritania.

¿Por qué hablamos de ellas ahora?

En virtud del Acuerdo de París, se supone que los países deben mejorar sus contribuciones determinadas a nivel nacional cada cierto número de años en los que se demuestre una paulatina ambición.

Esto se conoce como el mecanismo de “trinquete” o rueda dentada, que reconoce que las propuestas iniciales no estaban ni de lejos cerca de donde necesitamos estar: incluso si se sumaran las contribuciones  de todos los países sólo estaríamos, en el mejor de los casos, a un tercio de donde necesitamos conseguir para poder alcanzar los objetivos de París.

Por esa razón, se entiende que los países deben presentar planes actualizados y perfeccionados en 2020 y de ahí la importancia de la actual movilización para lograr una mayor ambición y actuación.

De ahí la convocatoria de la Cumbre de Acción Climática que se celebrará en unos días.

¿Se reduce todo al pesimismo?

Actualmente estamos viendo en todo el mundo una gran cantidad de medidas de cambio a las energías renovables.

Así lo atestigua la construcción de enormes plantas de energía solar en Marruecos y los Emiratos Árabes Unidos, que la mayor parte de la energía de la que se abastece Portugal provenga de fuentes renovables, y que cada vez más países vean que pueden abastecer totalmente sus redes con energía renovable.

La inversión en energías renovables supera a la de los combustibles fósiles, especialmente en los países en desarrollo, y muchos países y subregiones han fijado precios a las emisiones de carbono.

Pero pese a estos avances, el resultado final es que el mundo no se mueve con la suficiente rapidez para frenar el aumento tanto de las emisiones globales como de la temperatura.

PNUD/Zaimis Olmos
Reparación de edificios en Dominica tras la devastación causada por el huracán Irma. (16 de febrero de 2018)

¿Qué regiones lideran el camino?

Aunque en la actualidad ninguna región supera claramente a las demás hay naciones y ciudades que muestran un gran progreso. Muchos países, entre ellos los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo del Pacífico, están avanzando hacia “un clima neutral” o tienen una huella de carbono inexistente.

En la práctica, esto significa que son capaces de equilibrar las emisiones de gases de efecto invernadero, como las creadas por la industria o por el uso de automóviles, mediante su eliminación de la atmósfera a través de métodos como la plantación de árboles capaces de absorber los gases contaminantes.

Pese a todo ello, no deja de ser una triste paradoja que los países que contribuyeron escasamente al problema se encuentren entre los más afectados.

Pero la acción climática depende de un requisito fundamental: requiere inversión. Una situación que a menudo exige políticas gubernamentales sensatas que proporcionen incentivos para implementarlas. Por ejemplo, Portugal, Chile, Irlanda, Kenia y Costa Rica realizaron fuertes inversiones en energías renovables y lograron importantes avances en la reducción de sus emisiones de gases contaminantes.

¿Cómo podemos acelerar el proceso?

Ante todo, necesitamos un mayor liderazgo y una firme voluntad políticas ya que si continuamos como hasta ahora los efectos serán catastróficos y provocarán un aumento de la temperatura global de 3 grados centígrados, o incluso superior, durante este siglo.

Por ese motivo, impulsar la acción contra el cambio climático requerirá de un liderazgo atrevido por parte de los líderes gubernamentales, empresariales y de la sociedad civil.

Pero los ciudadanos también pueden marcar la diferencia: cambiar el comportamiento de los consumidores es otra faceta importante en el avance hacia una economía con bajas emisiones de carbono. Por ese motivo, las Naciones Unidas han impulsado la Campaña “Actúa Ahora” donde se ofrecen ideas básicas sobre los pasos que todos podemos dar para alcanzarla.

Entonces, ¿podemos resolver la crisis climática?

Sí. Poseemos las herramientas necesarias para enfrentarnos al cambio climático, pero tenemos que usarlas. Tenemos que cambiar las inversiones de una economía gris y sucia a una economía verde.  El dinero está ahí.

Tenemos la tecnología, pero es necesario hacerla accesible a todas las personas en todos los países del mundo.

Pero la parte más negativa es que no disponemos de demasiado tiempo y hay que actuar lo antes posible.  Cada pizca de calentamiento global es importante, y cuanto más tiempo esperemos, mayor será su impacto negativo.

Anuncios