ESTADOS UNIDOS IMPONE ARANCEL AL JITOMATE MEXICANO

Por Alejandro Díaz Bautista.

Colaboración especial.

Tijuana, miércoles 8 de mayo de 2019.

 

Estados Unidos acaba acuerdo; cobrará arancel a jitomate mexicano en 2019. Estados Unidos impone arancel de 17.5% al jitomate mexicano. Los aranceles reactivados implicarán un costo anual de más de 350 mdd para los exportadores mexicanos de jitomate. A partir de este miércoles, el jitomate mexicano que ingrese a Estados Unidos (EU) se gravará con arancel, al tiempo que inicia una investigación estadounidense contra la hortaliza que podría terminar en un conflicto ante la Organización Mundial del Comercio (OMC). Este 7 de mayo se cumplen los 90 días de la notificación que hizo el Departamento de Comercio de Estados Unidos para que se concluya el llamado “acuerdo de suspensión” que estuvo vigente por más de 22 años entre ambos países, por el cual se frenó una investigación contra el jitomate mexicano y, por ende, se congeló el pago de 17.5% de arancel. “La guerra comercial del jitomate entre Estados Unidos y México está en marcha en mayo de 2019”, señalo el Dr. Alejandro Díaz Bautista, economista, investigador nacional del Conacyt al igual que profesor investigador de El Colegio de la Frontera Norte (El Colef). Recordemos que, durante los últimos 20 años, el comercio del jitomate se hizo con precios mínimos de venta que fijaron mexicanos y estadounidenses. Estados Unidos se está retirando del Acuerdo de Suspensión de Tomate con México. Debido a que más de la mitad de los tomates frescos en las tiendas de comestibles provienen de la frontera, eso pronto podría significar tomates más caros en Estados Unidos. Originalmente se tenía el acuerdo ya que el Departamento de Comercio de Estados Unidos sospechaba que los productores mexicanos vertían tomates subvalorados en el mercado de los Estados Unidos, por lo que el acuerdo estableció un precio mínimo para los tomates mexicanos y, a cambio, suspendió la investigación de dumping realizada. Durante febrero, el Senador Republicano de Florida Marco Rubio y el Congresista Republicano Ted Yoho enviaron una carta al Secretario de Comercio, Wilbur Ross, instándole a que pusiera fin al acuerdo. La carta bipartidista fue firmada conjuntamente por 48 miembros del Congreso de Florida y otros estados productores de tomate. Ross acordó y fijó una fecha del 7 de mayo y reabrir la investigación de las prácticas de dumping en México. El fin del acuerdo requiere un arancel del 17.56 por ciento sobre todos los tomates frescos importados de México. Las negociaciones entre las dos partes han estado en curso, pero no se ha alcanzado un nuevo acuerdo, por lo que los importadores de productos en los estados fronterizos pagarán el impuesto y pasarán el costo a los clientes y consumidores a lo largo de la cadena de suministro. Esto no solo aumentarán los precios de venta, sino que es probable que los cultivadores mexicanos reduzcan su superficie total de tomate y se trasladen a otros cultivos, reduciendo drásticamente el suministro de tomate en invierno. Mientras que el gobernador republicano de Arizona, Doug Ducey, envió una carta a Ross el 26 de abril, instándole a que reconsidere retirarse del acuerdo. “Las comunidades fronterizas de Arizona, principalmente Nogales, han servido como la principal puerta de entrada para los productos frescos de México”, escribió Ducey. “La industria de productos agrícolas informa que solo en los condados de Nogales y Santa Cruz, más de 100 empresas con sede en Arizona y más de 2,500 empleos dependen del flujo de productos frescos mexicanos, siendo los tomates el producto más grande”. La terminación del Acuerdo de Suspensión puede afectar gravemente a cientos de compañías y miles de empleos que dependen del creciente flujo de productos frescos a través de la frontera de Arizona. Según un estudio de la Universidad de Arizona en 2018, el negocio mexicano del tomate tiene un efecto de buen tamaño en la economía de los Estados Unidos, con un impacto de casi $ 3 mil millones en el PIB y 33,000 empleos. Pérdidas anuales por 350 millones de dólares y afectaciones a un millón 400 mil jornaleros de pequeñas y medianas empresas vinculadas con la producción de jitomate o tomate en México ocasionará la imposición de Estados Unidos de una cuota compensatoria de 17.5 por ciento a las exportaciones de la hortaliza a partir de hoy, luego de que el Departamento de Comercio de ese país dio por finalizado un acuerdo firmado en 1996 y que se renovaba cada cinco años, advirtieron la Secretaría de Economía (SE) y organizaciones de tomateros. La mitad de los tomates que se consumen en el país vecino proviene de México y es el tercer producto agrícola más importante que el país vende al mundo. El año pasado las exportaciones de tomate mexicano rozaron 2 mil millones de dólares, de los cuales Estados Unidos acaparó 95 por ciento. Con la cuota compensatoria al tomate, México y Estados Unidos protagonizan un nuevo conflicto comercial que se suma a los aranceles de 25 y 10 por ciento a las importaciones de acero y aluminio mexicanos que el gobierno del presidente Donald Trump aplica desde junio de 2018, aun cuando ambas naciones buscan que sus congresos ratifiquen el tratado comercial con Canadá (T-MEC o USMCA) que firmaron el 30 de noviembre pasado. La Dra. Graciela Márquez, Secretaria de Economía, informo que solicitó un encuentro con el Secretario estadounidense de Comercio, Wilbur Ross, para tratar este tema. La Secretaría de Economía expresó su decepción y preocupación porque el gobierno de Estados Unidos determinó finalizar el acuerdo, firmado hace 23 años, para suspender una investigación antidumping a las exportaciones de tomate fresco mexicano, atendiendo una demanda de productores de Florida. La investigación antidumping se realizará a la par de las negociaciones y las cuotas compensatorias que cobre Estados Unidos podrán ser rembolsadas si se alcanza un acuerdo o la indagatoria determina que el tomate mexicano no causó daño al mercado estadounidense. “Mantenemos nuestro compromiso de garantizar que las industrias nacionales estadounidenses estén protegidas contra prácticas comerciales desleales y seguimos siendo optimistas en que habrá una solución negociada”, declaró Wilbur Ross, secretario de Comercio de Estados Unidos. La SE advirtió que podría darse una desviación de comercio de México hacia otros países que cuentan con acceso preferencial a Estados Unidos, ante la imposibilidad de muchos productores de pagar la cuota compensatoria. Los tomateros puntualizaron que de no alcanzarse un nuevo acuerdo utilizarán todos los recursos legales para demostrar que el producto mexicano no daña el mercado estadounidense para terminar con el dumping y volver al libre mercado.