EL ODIO ES UNA AMENAZA PARA TODOS

Foto: ONU//Eskinder Debebe.

Advierte el Secretario General.

 

Por Noticias ONU.

Nueva York, lunes 29 de abril de 2019.

 

Hay que contrarrestar la perturbadora ola de violencia basada en el odio y la intolerancia y dirigida a practicantes de todas las religiones antes de que sea demasiado tarde, aseguró el Secretario General de la ONU refiriéndose a los ataques mortales en los últimos días en la sinagoga de California y en una iglesia de Burkina Faso.

“Tales incidentes se han vuelto demasiado familiares. Musulmanes asesinados a tiros en mezquitas, sus sitios religiosos destrozados; judíos baleados en sinagogas, sus lápidas desfiguradas con esvásticas; cristianos asesinados en oración, sus iglesias a menudo incendiadas”, dijo António Guterres en un comunicado difundido por su portavoz este lunes.

El titular de la ONU agregó que, en lugar de ser refugios seguros, las casas de culto se han convertido en objetivos, señalando que más allá de los asesinatos, existe una retórica repugnante: “la xenofobia dirigida no solo a grupos religiosos sino también a migrantes, minorías y refugiados (…) veneno dirigido a cualquiera que se considere diferente”.

‘Invernaderos del odio’

Guterres aseguró que algunas partes del internet se estaban convirtiendo rápidamente en “invernaderos de odio”, ya que los fanáticos intolerantes con ideas afines se encuentran en línea.

Con puntos de vista viles que se mueven desde la periferia a la corriente principal, Guterres aseguró estar profundamente preocupado de que “nos estemos acercando a un momento crucial en la lucha contra el odio y el extremismo”.

En respuesta a la situación, el Secretario General ha puesto en marcha dos iniciativas urgentes: la elaboración del plan de acción para movilizar completamente la actuación del sistema de la ONU  contra el discurso de odio, dirigido por el Asesor Especial sobre la Prevención del Genocidio, Adama Dieng; y un esfuerzo dirigido por el Alto Representante para la Alianza de Civilizaciones,  Miguel Moratinos, para ayudar a garantizar la seguridad de los santuarios religiosos.

“El mundo debe actuar para eliminar el antisemitismo, el odio musulmán, la persecución de los cristianos y todas las demás formas de racismo, xenofobia, discriminación e incitación” al odio, aseguró Guterres.

Agregó que el odio es una amenaza para todos, por lo que este “es un trabajo de todos “. “Los líderes políticos y religiosos tienen la responsabilidad especial de promover la coexistencia pacífica. Contaré con el fuerte apoyo de los gobiernos, la sociedad civil y otros socios en el trabajo conjunto para defender los valores que nos unen a una sola familia humana”, concluyó.

ONU/Rick Bajornas
Niños con camisetas que leen “Unidos en contra del Odio” durante una reunión interreligiosa en la Sinagoga Park East de Nueva York.

Cumbre contra el discurso del odio en Ginebra

Este lunes en la sede de la ONU en Ginebra comenzó una importante cumbre para contrarrestar el discurso del odio, en la que participó Adama Dieng.

El funcionario de la ONU advirtió sobre el “resurgimiento” de los grupos y partidos ultranacionalistas y advirtió que “legitimaban sus violaciones” al presentar a las minorías como una amenaza a su cultura e identidad.

“Estos grupos están difundiendo su lenguaje incendiario en el discurso político dominante. Lo vemos en demasiados países”, dijo en el evento organizado juntamente con la Asociación Internacional para la Defensa de la Libertad Religiosa (AIDLR). “Necesitamos detener de forma colectiva y activa estas dinámicas y contrarrestarlas con mensajes de apertura e inclusión”, agregó.

Hace poco más de una semana, un ataque terrorista en iglesias y hoteles en Sri Lanka se cobró cientos de vidas, mientras que en Nueva Zelanda el 15 de marzo, un extremista y supremacista blanco mató a tiros a 50 musulmanes dentro de varias Mezquitas.

El mes pasado, Dieng también expresó su preocupación por la espiral de violencia entre las comunidades en el centro de Mali, que se cobró la vida de 134 aldeanos en un solo ataque, incluidos mujeres y niños.

“A menos que estas preocupaciones se aborden de inmediato, existe un alto riesgo de una mayor escalada de la situación en la que se pueden cometer delitos atroces”, dijo Dieng en un comunicado.

Por su parte Michael Møller, director general de la ONU en Ginebra dijo a los participantes en la Segunda Cumbre Mundial sobre Religión por la Paz y la Seguridad que el discurso del odio se estaba “extendiendo como la pólvora a través de las redes sociales”.

“Es una amenaza para nuestros valores, para la estabilidad social, para la paz misma. Y tal discurso del odio es a su vez el caldo de cultivo para el mal insondable. Ante tales eventos horribles es crucial recordar que la mayoría de las personas muestran “comprensión, amabilidad, justicia y reconciliación”, insistió Møller.

Anuncios