LOS YUMANOS Y SU RELACIÓN CON LOS ECOSISTEMAS DE BAJA CALIFORNIA

Conferencia del investigador Michael Wilken Robinson.

Por Comunicado de prensa.

Centro Cultural Tijuana.

Tijuana, sábado 23 de febrero de 2019.

 

El conocimiento ancestral que los yumanos bajacalifornianos obtuvieron de los ecosistemas en que han habitado, fue analizado por Michael Wilken Robinson el pasado miércoles 20 de febrero en una charla ofrecida en la sala Federico Campbell del Centro Cultural Tijuana, organismo de la Secretaría de Cultura.

“Mi trabajo se ha enfocado en la etnobotánica que se centra en los usos tradicionales de las plantas; he trabajado con los cucapás y kiliwas, pero desde 1980 me he enfocado en los Paipai y kumiai; me he especializado en los grupos montañeses, los de la sierra o hacia la costa”, explicó el investigador.

“Hay que tomar en cuenta que los grupos indígenas de Baja California tienen miles de años de vivir en los diferentes ecosistemas del Norte de la península y nadie conoce esos ecosistemas como ellos”, sostuvo el académico graduado en Antropología aplicada en la Universidad Estatal de San Diego.

Al hablar de las plantas que estos ecosistemas han ofrecido a los yumanos, el conferencista aseguró: “la experiencia colectiva que se ha trasmitido a través de muchas generaciones les permitió conocer las plantas y encontrar sus usos medicinales, alimenticios, como materiales de construcción, herramientas o usos rituales”.

 

“Estos grupos tuvieron la ventaja de poder tener acceso a ecosistemas totalmente diferentes entre sí, con abundantes variedades de plantas y animales, lo que los hizo seminómadas durante el transcurso del año, desde la costa hasta los valles interiores, la sierra y el desierto; hacían trueque con los grupos del Río Colorado y así tenían acceso a otros recursos que no podían conseguir aquí”, aseguró.

“En la costa podían conseguir conchas de abulón, algo muy cotizado, esto fue durante miles de años; Baja California ha cambiado muchísimo en muy poco tiempo, estamos en un proceso de descubrir y explorar lo que es nuestro, pero porqué no hablar primero con los que han vivido aquí desde hace miles de años, o según sus propias leyendas y mitos, desde que se hizo la Tierra”, abundó el catedrático sandieguino

“La disminución de estas poblaciones empezó en la época misional, porque los misioneros buscaban convertirlos a un estilo de vida sedentario que no todos aceptaron, no querían estar en esos asentamientos, ya no podían desplazarse por todos esos ecosistemas y perdieron la costumbre de ir a la costa y consumir conchas, mariscos y peces, pero al vivir en comunidades sedentarias siguieron usando las plantas de su alrededor y mantuvieron el conocimiento etnobotánico”, concluyó el Dr. Winkel.

Publicado originalmente por el CECUT el 22 de febrero de 2019.

Anuncios