SATURADOS LOS ALBERGUES

Por Vicente Calderón.

Tijuana, jueves 15 de noviembre de 2018.

 

La Unidad deportiva Benito Juárez en la zona norte de Tijuana fue habilitada por el gobierno local como refugio para los migrantes centroamericanos.

“Se quiere ayudar hasta a 2 mil personas. Es buen comienzo pero no es suficiente” dijo el Padre Pat Murphy, director de la Casa del Migrante, el albergue más antiguo de esta ciudad.

 

Los albergues que son operados por organizaciones comunitarias o religiosas se saturaron, apenas comenzó a llegar el éxodo de hondureños a esta frontera.

“Los albergues -muchos de ellos- están a su máxima capacidad” dijo Carlos Flores, visitador de la Comisión estatal de Derechos Humanos.

Se trata de gente que huye de la pobreza y la violencia

“La crisis está bien dura y no hay trabajo” dijo uno de los aproximadamente 800 migrantes que llegaron hoy por la mañana.

Los bajaron de los autobuses que los transportaban por carretera.

Tuvieron que adentrarse en la mancha urbana caminando y algunos

fueron llevados en otros camiones hasta  el desayunador del Padre Chava o a otros albergues.

Por la noche, otro autobús trasladó otros grupo de poco menos de 100 personas.

Pero los espacios siguen siendo insuficientes ante esta ola masiva.

Anuncios