SOSPECHAN QUE ERA “LEVANTÓN”, NO SECUESTRO

 

Donde abatieron a 4 sospechosos.

 

Por Vicente Calderón.

Tijuana, jueves 6 de septiembre de 2018.

 

Todavía esta mañana, detectives y agentes periciales continuaban recabando evidencias en el lugar donde se sucitó una balacera y en la que 4 personas quedaron sin vida la noche del miércoles.

El tiroteo que por momentos fue grabado por varios vecinos ocurrió en la tercera sección del fraccionamiento  Santa Fe en el sur de la ciudad.

La policía estatal preventiva informó que se trató de un secuestro pero  versiones preliminares apuntan a que puede haber sido un problema entre narcotraficantes.

Hasta el momento ninguna otra autoridad ha confirmado que se trate de un secuestro.

Hay versiones extraoficiales de que era una privación ilegal de la libertad, lo que en el argot delincuencial se conoce como un “levantón” de una célula criminal dedicada al ajuste de cuentas entre contrabandistas.

Apenas unas horas despues de ocurrido el incidente la Secretaría de Seguridad pública estatal se apresuró a emitir un comunicado donde anunciaron que las 4 personas abatidas eran presuntos secuestradores.

Según el boletín agentes de la Policía Estatal Preventiva realizaban una investigación y en base a trabajos de inteligencia localizaron la “casa de seguridad”.

“Los agentes estatales se percataron que los presuntos responsables al parecer pretendián darse a la fuga, pero desde una ventana continuaban disparando a los agentes quienes repelieron la agresión.

Tras el tiroteo, los cuatro presuntos secuestradores fueron declarados sin vida por peritos de la Policia Ministerial por la lesiones de proyectil de arma de fuego” consigna el comunicado de la SSPE.

Varios vecinos se atemorizaron al escuchar las decenas de disparos y algunos se resguardaron en sus viviendas y hasta en negocios cercanos.

Sin embargo otros estuvieron atentos y videgrabando desde diferentes puntos.

En algunos de los videos que subieron a redes sociales se escucha a quienes grabaron la balacera confirmar que desde el interior de la vivienda disparaban a los policías.

 

La misma noche del miércoles empezaron a circular fotografías de los muertos en el interior del domicilio. Las imágenes muestran los cadáveres en medio de enormes charcos de sangre y uno de ellos parece sostener un rifle entre sus manos en lo que se ve como la recamara de la vivienda.

En una de las grabaciones los testigos de la balacera  mencionan que aparentemente los uniformados ya habían logrado entrar al domicilio, pues dejaron de escucharse los disparos.

Pero al poco tiempo se volvieron a oir detonaciones.

Es prácticamente una politica de las agencias de seguridad de la región, enfatizar la diferencia entre los secuestros y las privaciones ilegales de la libertad.

Oficialmente se mencionó que elementos de la Marina acudieron en apoyo a los agentes de la PEP pero no se ha determinado quién acabó con la vida de los presuntos delincuentes que presuntamente intentaban huir.

Anuncios