RECUERDAN A FEDERICO BENÍTEZ LÓPEZ

Develaron nueva placa en su honor.

Por Vicente Calderón
Tijuana, lunes 28 de abril de 2014

Al cumplirse 20 años del asesinato de Federico Benítez López, quien fuera director de la policía de Tijuana, familiares, y amigos se reunieron para develar una placa en su honor en el bulevar que lleva su nombre.

Federico tenía 14 años cuando mataron a su padre. Antes de la ceremonia dijo estar orgulloso de él pero recordó a todos los policías que han caído en el cumplimiento del deber.

«Es honrar a la persona que dio la vida por Tijuana y honrar también a los cientos de policías que diario dan la vida por Tijuana ellos también tienen hijos ellos también tienen esposas. Es una labor muy noble la que ellos hacen» dijo sobre el significado de la inauguración.

Junto con él estuvieron sus dos hermanas y su madre, así como nietos y nietas de Federico Benítez López. Uno de ellos levantaba una fotografía donde se ve sonreír a su abuelo.

«Fue un gran hombre, una persona honorable, yo estoy muy orgullosa de él» dijo su viuda.

Fue en la intersección del Bulevar Díaz Ordaz y Federico Benítez donde colocaron una ofrenda floral, guardaron un minuto de silencio en su memoria y le brindaron otro de aplausos.

La muerte de Benítez López se dio en el inicio de la transición política que había arrancado en México por Baja California.

Era la segunda administración panista de Tijuana y la idea de que el cambio había llegado con el desplazamiento del PRI dio vida a los sueños de muchos bajacalifornianos.

En el escenario nunca antes visto de un gobierno estatal de oposición, muchos pensaron que la honestidad bastaba para vencer a la corrupción.

Pero en Baja California los hermanos Arellano Félix ya habían consolidado su imperio criminal y corrompían autoridades para traficar sin problemas con diversas drogas.

«El no tenía seguridad, el manejaba solo, el se confió demasiado»

Las instituciones hicieron justicia? le preguntamos a su esposa.

«No, que yo sepa no.Nosotros nunca buscamos, ni quisimos saber nada yo siempre lo dejé a Dios es el que va a castigar a esas personas» respondió.

Una persona fue detenida como el conductor de una camioneta Cherokee que participó en la emboscada que mató a Federico Benítez y a su escolta Ramón Alarid.

Tiempo después fue liberado y el crimen quedó en la misma impunidad de muchos otros y que fue el detonante para los posteriores años de violencia en esta frontera.

«Yo nunca he perdido la esperanza de que ese acto de mi papá, de haber dado su vida, rinda frutos y haya sembrado en algunos tijuanenses en algunas personas el que el entregar la vida haya puesto el ejemplo» dijo su hijo Federico.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: