Hoy elegir no es tan fácil pero votar sí

Los organizadores de la elección – que no son el gobierno- han hecho esfuerzos para facilitar su participación en la jornada electoral, la mayor en la historia debido a la gran cantidad de candidatos.

Por primera vez, los bajacalifornianos seleccionarán al mismo tiempo a sus diputados estatales, sus diputados federales, sus alcaldes y a quien gobierne el estado.

Escoger entre tantos cargos y tantos candidatos puede no ser tan fácil como cuando hemos tenido que decidir prácticamente entre uno y otro. (Aunque en ocasiones anteriores haya habido varias opciones la competencia electoral en nuestra entidad casi siempre se decidió entre dos)

Pero llegar a las urnas no es complicado y a pesar de lo que digan los interesados o desinformados el carísimo sistema electoral tiene un alto grado de confiabilidad.

Usted puede hacer que cada voto sea menos caro y más valioso.

Entre más gente acuda a las urnas y seleccione entre las opciones previstas por la ley se reduce el costo de cada sufragio.

Una de las razones por las que el voto mexicano es tan caro, es porque se le han tenido que aplicar varios candados a la creatividad mañosa de los mexicanos y mexicanas.

Un esfuerzo que tomó años diseñando e implementando estrategias para impedir prácticas que iban desde «las urnas embarazadas » hasta «el voto de carrusel».

Eso no es culpa del INE, sino de los ciudadanos. Con más votantes, no se abarata el voto pero sí su costo.

Además el voto mexicano es muy valioso porque ya demostró que permite a los ciudadanos realmente elegir a sus gobernantes y acceder al poder.

Que los gobernantes elegidos no siempre han estado a la altura, es culpa de ellos y podría decirse que de los grupos que los ponen en la boleta, los partidos políticos.

Pero el voto da también la oportunidad de castigar o limitar a esos que no han cumplido con sus promesas o que solo se treparon al sistema para beneficiarse.

Una mejor sociedad requiere ciudadanos más capaces.

Si antes bastaba con ir y marcar la boleta en base a un logo partidista ahora tendrá que elegir si a usted le conviene votar a favor de unos en un cargo y de otros distintos para otros.

Es verdad que muchos expresaron su frustración porque tendrán que elegir entre el malo y el peor, pero es la mejor oportunidad de ir corrigiendo el camino y mantener el que llevamos si es que consideran que es el adecuado.

En la elección presidencial más reciente participó poco más del 63% de los electores.

En ultima contienda electoral en Baja California no llegamos ni al 30% de participación.

Y hoy vivimos las consecuencias-nos guste o no- de votar o no votar en esos procesos.

Así que más vale votar, aunque sea difícil elegir.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: