No han podido sepultar a victima de accidente en San Ysidro

Cecília Reza, la mujer que falleció atropellada en la garita de San Ysidro hace una semana aún no ha podido ser sepultada.

De acuerdo a sus amigos y seres queridos la velaron la noche de ayer lunes, después de muchas vueltas y trámites.

Tras la desgracia, la situación se complicó debido a la Pandemia y a que legalmente no tenía familiares en esta ciudad.

Pero quienes en vida estaba cerca de ella, consiguieron que las autoridades le apoyaran para que no quedara sola y le acompañaron hasta el final.

Javier Guzmán recuerda que empujaba la silla de ruedas de su pareja, Cecília cuando de repente vio como un auto avanzaba aceleradamente entre las filas de automovilistas cerca de la garita de San Ysidro.

«Cuando menos me acordé me quitó la silla con Ceci y Ceci voló como unos 4 o 5 metros y a mi la silla me golpeó» recordó afuera de la Funeraria Santana de Playas de Rosarito donde el sábado todavía esperaba que le regresaran el cuerpo.

Ese día relato lo vivido aquel martes 22 de diciembre. Con una herida en la pierna como pudo corrió a ayudarla.

«Como yo estoy en medio de dos carriles de carros, quise sacar a Ceci para atrás junto conmigo pero no alcance a sacarla por la razón de que el carro de atrás me atoró»

Guzmán tenía 4 años viviendo con Cecília, dice que aunque legalmente no estaban casados para él era su esposa.

«Empezó a sentir dolor, dice sácame de aquí, quítame de aquí. Le digo: No esperate es que no nos podemos mover porque están diciendo que no nos movamos. Cuando menos acordé ya tenía mi pierna bañada en sangre de que ya mi abertura de mi pierna me estaba sangrando» relató.

Ella falleció la madrugada siguiente en el hospital del municipio de Playas de Rosarito.

“Yo no di la orden para que la trajeran». (A la funeraria) «A mí nunca me tomaron en conocimiento. Veo la cosa muy injusta (…) Lo que quiero es darle cristiana sepultura a esta mujer que en realidad me enseñé a quererla, a respetarla y a cuidarla hasta el fin”, comentó.

El hombre de 27 años que los atropelló se mató al chocar su auto a gran velocidad contra las barreras de protección de la entrada a Estados Unidos. No había quien se hiciera responsable de los daños.

Casi una semana después, el calvario para Javier no ha terminado.

Le trajeron vuelta y vuelta debido a la burocracia mexicana,  agravada por la Pandemia.

Les llevaron al hospital de la ciudad vecina porque el más cercano (el General de Tijuana) solo atiende enfermos COVID.

«Que debo pagar esto, de que debo pagar pa’ acá y que debo de pagar para allá. Si siendo que nosotros no buscamos nada de esto, nosotros estábamos trabajando dentro de lo norma» dijo Guzmán Meza.

Para trasladarla de regreso a Tijuana donde vivía, le pidieron  casi 400 dólares.

«Por la preparación del cuerpo y el levantamiento de hospital general  cosa que yo tengo entendido no tenía porque estaremos cobrando porque todos los servicios de Semefo son gratuitos.» comentó Linda Romero amiga cercana de la familia y quien pasó las navidades tratando de que el cuerpo no terminara en la fosa común.

«Yo la miraba como mi madre» explico Romero, «No voy a decir que la ayudábamos con dinero  pero emocionalmente siempre estábamos con ella. Ibamos con ella a «la línea», ibamos a comer con ella, iba yo y les cocinaba»

Necesitaban 650 dólares más para el velorio y el entierro. Además de otros trámites.

Javier y Cecilia tenían permiso para vender en la garita. Son gente de escasos recursos.

De manera altruista  Linda hizo las gestiones para que la Fiscalía y el DIF de Baja California costearan los gastos y finalmente pudieron empezar a velarla el lunes.

«Yo lo estoy haciendo de corazón no lo estoy haciendo para recibir absolutamente nada ni tampoco porque yo piense que voy a salir beneficiada del seguro de vida o del seguro del carro, porque a mi nada de eso me interesa»

Antes había conseguido que el gobierno municipal se comprometiera a pagar los gastos funerarios pero ahora que el DIF se encargó ella dijo que acudirá al Ayuntamiento para informar que no será necesario.

De última hora dos hermanos de la difunta Cecilia llegaron a esta frontera procedentes de Estados Unidos y de acuerdo a Linda Romero comentaron que planean llevarla a sepultar a su natal estado de Guerrero.»

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: