POSADAS SEPARADAS

Por  Vicente Calderón.

Tijuana, jueves 19 de diciembre de 2019.

 

Esta Posada sin fronteras no fue como las 25 anteriores.

Los activistas del otro lado de la malla no pudieron llegar a la celebración.

«Las autoridades de Estados Unidos cancelaron el permiso de última hora» dijo Pat Murphy,  Director Casa del Migrante el pasado sábado durante la tradicional celebración.

El pretexto, dicen, fue la preocupación porque iba a llover.

SIn embargo bajo un cielo soleado, defensores y migrantes se reunieron en Playas de Tijuana como ya es costumbre.

«Sería bueno que estuvieran tan preocupados por las personas que son víctimas del programa «Quédate en México», víctimas de violencia» , agregó Murphy, el sacerdote católico que dirige el albergue más antiguo de la ciudad.

Los activistas del lado americanos tuvieron que hacer su posada simbólica en otro sitio y a otra hora.

Pero lo que nubla el espíritu navideño es el temor,

Especialmente tras el brutal asesinato de un salvadoreño que pidió asilo en Estados Unidos.

Lo regresaron a que esperara su trámite en Tijuana.
Jorge Álvarez  de la  Fiscalía de Baja California confirmó apenas la semana pasada, el homicidio ocurrido el 20 de noviembre.

«Su cuerpo fue hallado desmembrado en dos maletas»  declaró en en conferencia de prensa.

Este nicaraguense se animó a ir a esta fiesta porque iban sus compañeros del albergue.Normalmente solo sale a trabajar.

Su nombre es Michael Blandón. «Da miedo andar en las calles peligrosas, yo no sé salir mucho»

El joven de 21 años tiene meses apuntado en la lista para pedir asilo.

En la posada recordaron a quienes murieron en este éxodo en el ultimo año.

Entre los nombrados hubo varios menores.

Los activistas intentan disminuir los riesgos.

Esmeralda Siu  de la  Coalición por defensa del migrante dice que se organizan pláticas en los albergues.

«Se les habla de los focos rojos de la ciudad de cómo evitar ser victimas de los enganchadores»

Responsabilizan a las autoridades norteamericanas.

«Los están forzando a venirse para acá porque esa es la política que están implementando las autoridades americanas pero ellos no se sienten seguros»añade Siu.

Por esta ocasión la idea fue  festejar.

En la representación simularon un un muro que se abre a los peregrinos.

Junto con los tamales y el champurrado la posada sirvió como un aliento de esperanza.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: