CONVERTIR EL “MUNDO DIGITAL” EN UN LUGAR SEGURO PARA NIÑOS

Foto: © UNICEF-Estey.

Debe se obligación de los Estados.

 

Por Noticias ONU.

Nueva York,  jueves 3 de octubre de 2019.

 

La continua expansión de internet a todos los rincones del planeta puede ayudar a transformar la vida de los niños, pero también provoca el riesgo de hacerlos vulnerables a varios peligros como el abuso sexual, el acoso e intimidación en línea y el reclutamiento por parte de grupos extremistas, entre otros peligros.

El informe de la Comisión sobre la Banda Ancha para el Desarrollo Sostenible destaca que a nivel mundial hay más de 2200 millones de menores de 18 años y que para combatir estos daños y riesgos se requiere un enfoque coordinado y global.

Una situación que desafortunadamente no se produce en la actualidad ya que la lucha contra los abusos contra los menores conectados a internet ni está unificada ni se produce de una manera coherente.

Así, se indica que las diferentes capacidades, los marcos legales, la sensibilización, la falta de recursos asignados a esta tarea y la voluntad de actuar varían ampliamente entre agencias y jurisdicciones.

Pero los peligros para los menores se encuentran por todas partes, como indica la Internet Watch Foundation que en un solo año encontró más de 105.000 sitios web que contenían material sobre abuso sexual infantil, u otro estudio conducido el año pasado que indica que la mayoría aplicaciones móviles para niños captan información en formas que violan las regulaciones de protección de datos.

Los expertos destacaron que es necesario un gran esfuerzo para mantener la seguridad de los menores tanto dentro como fuera de internet, por lo que “todas las partes interesadas deben priorizar a los niños, colaborar y crear acciones colectivas para prevenir y abordar todas las formas de violencia, abuso y explotación de los niños en línea”.

Recomendaciones

El informe recomienda actuar de inmediato ya que ningún país cuenta con sistemas perfeccionados de protección de la infancia en línea.

También recomienda establecer una autoridad nacional única cuya responsabilidad última sea la protección de los niños en línea, garantizar la existencia de una legislación sólida, e incluir estrategias para la seguridad infantil en línea a través de todos los servicios nacionales de banda ancha o digitales para el año 2021.

No hay internet para todos

El informe también destaca las diferencias del acceso a internet según el lugar de residencia.

Según las investigaciones conjuntas de la Unión Internacional de Telecomunicaciones y la UNESCO más de la mitad de la población mundial está conectada a internet y los niños representan a un 30% de los usuarios de la red.

Sin embargo, millones de personas siguen esperando para conectarse. En la actualidad, el 60% de los jóvenes africanos no lo están, pero el número de usuarios en ese continente crece anualmente a un ritmo de un 20%.

“En el África subsahariana, Asia y América Latina, la conectividad aún no ha llegado para todos los niños y niñas. Con la expansión de la banda ancha asequible a estas partes del mundo en desarrollo, existe una necesidad urgente de poner en marcha medidas para minimizar los riesgos y amenazas para estos niños, al tiempo que les permita aprovechar todos los beneficios que el mundo digital puede aportar a nuestras sociedades”, dice el informe.