EXPEDIENTE CONFIDENCIAL

 

Comentario editorial.

 

Por Gerardo Fragoso M.

Váyanse ya.

En un grito desesperado, provocado por la injusta pena de pagar por la irresponsabilidad de otros, ayer, 10 mil trabajadores se concentraron en la Plaza de los Tres Poderes, exigiendo, unos, el pago de sus salarios caídos. Otros, de sus aguinaldos. Algunos más de sus jubilaciones.

Los funcionarios, ricos, habitantes de fraccionamientos de lujo, privados, poseedores de casas de última generación, no saben del sufrimiento. No saben de la maestra, de la secretaria, del abogado, que llega a su casa y debe asumir culpas ajenas ante su familia, que se ve obligado a decir “no tengo dinero”, que tiene el refrigerador y la despensa vacía, con unas cuantas sopas Maruchán, que observa a las hijas e hijos, o a la esposa, desesperados también, angustiados, porque las deudas crecen, porque ya no hay familiar que les preste, porque ya tuvieron que ir con el agiotista de la colonia, porque ya no queda de dónde sacar dinero. No saben de las noches sin dormir.

Con esa desfachatez del que no se conduele del sufrimiento ajeno, el secretario de Educación y Bienestar Social les dice a los maestros que no exijan su aguinaldo. Con la desvergüenza y el cinismo que solamente existe en quien ya no tiene la más mínima noción de moral y humanismo, su homólogo de Planeación y Finanzas se concreta a culpar a otros, sin asumir sus irresponsabilidades, sus errores, sin aceptar las cosas que hizo mal o que ha dejado que otros hagan, por amistad, por compadrazgo, porque él y todos los funcionarios estatales creen que el gobierno es de su propiedad, su negocio. Y pues enviaron el negocio a la bancarrota.

Mitómanos, creyéndonos ignorantes, los funcionarios estatales insisten en que el gobierno federal les debe dinero. No les debe nada. Lo que ellos querían era dinero extra, de ahí el calificativo de “extraordinarios” para los apoyos que buscan. El dinero al que tenía derecho el gobierno de Baja California, el ordinario, ya se entregó y se lo acabaron. Los salarios y aguinaldos están presupuestados desde el inicio de año, con ese dinero normal, ordinario. Así que, si ahora no pueden pagarlos, es claro que se gastaron ese dinero en otras cosas y por eso ya no lo tienen. Por irresponsables.

Ocurre que, cuando Peña Nieto gobernaba, para tener contento a todo mundo y alineado en su favor, enviaba carretadas de dinero extra a los estados, dinero de más, sobre todo mientras el precio del petróleo lo permitió. Luego, se pagó con deuda. Por eso creció tanto en el sexenio. Mientras, todos eran felices, gastando (o robando) dinero a manos llenas. Al final, llegaba papá Peña y les daba más. Cuando eso terminó, la fiesta también.

Antier, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público puso en alerta roja a Baja California, por su endeudamiento. Una mancha más al tigre. BC está ya en el club donde aparecen Chihuahua, Quintana Roo y Coahuila. Palabras mayores ¿Quién dijo que segundas partes nunca superaron a las primeras? La nueva versión de Duarte quedó como de molde.

Está claro que el ciclo de los gobiernos estatales panistas terminó y de pésima manera. Es hora de que, en los 10 meses que le restan a esta administración, se emprendan tres cosas: un saneamiento, un rescate de sus instituciones y, claro está, una operación para imputar a los responsables del saqueo, llevarlos ante la justicia y, luego, a prisión, porque ahí es donde deben estar los delincuentes de cuello blanco.

Pataletas: Enferma, nauseabunda, mezquina. Así es la “oposición” que pretenden hacer PRI, PAN y PRD, al nuevo gobierno federal.

Lo único que se observa en priistas y panistas es una obsesión, malsana, terrible, enfermiza, por conservar sus privilegios, como los sueldazos.

Ahí está su amparo contra la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, para que nosotros les sigamos pagando el ISR de su aguinaldo ¿En qué nos beneficia eso a nosotros, los ciudadanos? Pues en nada, al contrario, es un abuso. Pero buscan convencernos de eso, de que tienen derecho de abusar de nosotros, de que es “justo” su abuso. No son más cerdos porque el chiquero no es más grande.

Denuncia: Valiente, como siempre, la regidora Mónica Juliana Vega Aguirre, presentó una queja ante la Sindicatura Procuradora de Tijuana, en contra de diversos servidores públicos del Ayuntamiento de Tijuana, a fin de que se investigue si el presidente municipal, Juan Manuel Gastélum Buenrostro, otorgó un contrato por adjudicación directa, de 2.6 millones de pesos, por medio de un procedimiento irregular, a una empresa llamada Mexikna, que opera su hijo Juan Manuel Gastélum Rivera, desde las oficinas del Palacio Municipal.

Al presentar su denuncia, Mónica adelantó: “Seguiré explorando con mi equipo jurídico este tema, pero sí quiero dejar muy en claro que la Sindicatura Procuradora está obligada a investigar y sancionar a quienes resulten culpables de estos actos ilícitos”.

“#Miracomonosponemos”: Sobrecogedora, la denuncia de la actriz argentina Thelma Fardín, quien reveló que otro actor, Juan Darthés, la violó, en Nicaragua, durante la gira efectuada por el elenco de la telenovela en la cual participaban en aquel tiempo, 2009. Thelma tenía 16 años y Darthés 45.

En el colmo del cinismo, Darthés encabezaba, actualmente, una campaña contra la violencia de la mujer. Por ello, hasta el presidente argentino, Mauricio Macri, se pronunció en torno al tema, retirando los anuncios de Darthés y en favor de Thelma.

La denuncia de Fardín ha dado lugar a un movimiento llamado Mira cómo nos ponemos, en referencia a la frase dicha por Darthés a la actriz, durante su crimen.

Comentarios: gerfragoso@gmail.com

Anuncios